Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el portavoz del BNG en Ourense imputado por prevaricación

Somoza vincula su citación con una estrategia de defensa del PSOE

Xosé Somoza, al anunciar su dimisión
Xosé Somoza, al anunciar su dimisión

Los casi tres meses que Xosé Somoza fue director general de Rehabilitación Urbana en el Ayuntamiento de Ourense a mediados de 2012, han provocado, dos años y medio después, su dimisión como edil y portavoz del BNG municipal. El titular del juzgado de instrucción número 1 de Ourense acaba de imputar a Somoza y a otros cuatro excargos nacionalistas por presunta prevaricación en el caso de las asistencias técnicas, en el que la justicia dilucida presuntos enchufes en la Concejalía de Urbanismo. En el mismo caso están imputados también el alcalde socialista Agustín Fernández, la concejala Áurea Soto, la secretaria local del PSdeG, Carmen Rodríguez Dacosta, el exteniente de alcalde ourensano del Bloque, Andrés García Mata, y la exsecretaria de organización de Anova, Iolanda Docampo.

Somoza ha presentado su dimisión tras asegurar que la imputación se debe a una “estrategia” del PSOE que copaba los puestos encargados de formalizar las contrataciones supuestamente irregulares. “Esos contratos se hicieron dos años antes de que yo estuviese en el cargo” explica, al mismo tiempo que matiza que durante su etapa como director general “no se contrató a ninguna persona ni hubo ninguna variación de personal”. Somoza insiste en que toda responsabilidad de los contratos recaía en los socialistas: “Es una estrategia de defensa del PSOE”. El Consello Local del BNG “agradece y respeta” la decisión “para no dañar a la organización y a la propia institución municipal”, a pesar de que se trata de “una cuestión administrativa, fuera del ámbito de su responsabilidad y, que en todo caso, heredó al ocupar el puesto de director general”. “No todos somos iguales a la hora de afrontar las responsabilidades públicas”, concluye el órgano nacionalista, en alusión a políticos imputados de otras formaciones.

El juez investiga la colocación de técnicos externos contratados mediante asistencias técnicas de forma reiterada, que finalmente acabaron con puesto fijo en el Ayuntamiento ourensano. Los sindicatos CIG y USO denunciaron supuestos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos por un proceder reiterado que, en su opinión, se empleó para colocar a “afines” por “la puerta de atrás”. El PP se sumó a la causa ampliando la denuncia de los sindicados con más documentación. Además del actual portavoz del BNG, también han sido citados a declarar como imputados Xosé Carballido, su antecesor en esa dirección general, el exteniente de alcalde Alexandre Sánchez Vidal y los exediles nacionalistas, Herminio Iglesias y Fernando Varela.