Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Toquen como si acabaran de prometerse

En el Auditori se interpretaron dos poemas sinfónicos de Strauss, quizá las dos mejores obras para la orquesta del autor

La conmemoración del 150 aniversario del nacimiento de Richard Strauss ocupa los escenarios de la ciudad: mientras el Liceu ofrecía las últimas representaciones de Arabella, el Auditori presentaba, simultáneamente, un programa protagonizado por dos poemas sinfónicos, Don Juan Op. 20 y Till Eulenspiegel Op.28, quizá las dos mejores obras de Strauss para la orquesta.

Las obras del bávaro estuvieron precedidas en la primera parte por el estreno en Cataluña de la Fantasia sobre la benaurança (1966) de Lluís Benejam una pieza hermosa, de carácter programático y discurso algo disperso, construida sobre lenguaje tonal de influencia postimpresionista con un curioso uso de algunos códigos propios de la música cinematográfica de aquellos años que Benejam, residente entonces en Estados Unidos, conocía de primera mano.

Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya

Asier Polo, violonchelo. Pablo González, director. Obras de Benejam, Chaikovski y Strauss. Temporada de conciertos de abono de la OBC. Auditori. Sala Pau Casals. 28 de noviembre.

Siguió, aún en la primera parte, una magnífica versión de las Variaciones sobre un tema rococó para violonchelo y orquesta de Chaikovski, una pieza de lucimiento a mayor gloria del solista interpretadas con una seductora mezcla de arrojo y precisión por el bilbaíno Asier Polo.

En la segunda parte la OBC, dirigida por su titular Pablo González, se las vio con los referidos poemas sinfónicos de Strauss, un reto mayúsculo para un conjunto orquestal pues supone poner sobre el escenario una cantidad enorme de efectivos intrumentales que, enfrentados a unas partituras complejísimas, tienen que funcionar como una seda.

Don Juan, la primera obra maestra de Strauss, arranca, Allegro molto e con brio, con el "Tema del Deseo", un tema ascendente, arrollador, vehemente. Cuentan que el propio Strauss, dirigiendo un ensayo de Don Juan, les dijo a los músicos: "Les pediría a aquellos de ustedes que estén casados, que toquen como si acabaran de prometerse. Así, todo saldrá bien".

En manos de Pablo González la OBC sonó bastante enamorada. No perfecta -la obra es de altísima exigencia-pero sí enamorada, con fuerza, entregada. Enfrentada a continuación con Till Eulenspiegel, otro héroe straussiano, príncipe, en este caso, de la provocación y la burla, el conjunto supo sonar adecuadamente ácido y sarcástico.

Orquesta y director pueden estar satisfechos, resolvieron a nivel muy alto un desafío importante.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS