Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La platafoma contra los CIE lleva al juez la plaga de chinches en Zapadores

La policía asegura que el problema se ha solucionado tras el cierre y la desinsectación

Picaduras en el brazo de uno de los internos del CIE de Valencia. Ampliar foto
Picaduras en el brazo de uno de los internos del CIE de Valencia.

La Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) ha interpuesto una denuncia ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Valencia por lo que considera una vulneración de los derechos a la salud, la dignidad y la integridad de las personas internas que supone la plaga de chinches que persiste en el centro de Zapadores. Aunque la Policía Nacional mantuvo cerrado el centro durante 15 días para llevar a cabo la desinsectación y asegura que el problema se ha solucionado, la plataforma explica que en sus visitas a los internos, han comprobado que continúan presentando numerosas picaduras nuevas.

La plataforma explica que la plaga apareció en el CIE de Valencia hace cerca de seis meses y asegura que "continúa presente en las instalaciones del mismo, incluso en las celdas, la comida o la ropa de los internos". Los miembros de la campaña afirman que "esto ocasiona a los mismos malestar, desazón y picaduras" por las que "16 ciudadanos argelinos protestaron con una huelga de hambre la semana pasada, hasta que tuvo lugar la deportación forzosa a su país de origen".

Fuentes de la Policía Nacional niegan que la plaga de chinches continúe hasta hoy y aseguran que durante los 15 días que el centro permaneció cerrado y sin internos una empresa externa "ha desinsectado hasta cuatro veces, sustituido colchonetas y se ha embolsado y lavado a alta temperatura la ropa y la ropa de cama de todo el CIE".

La Policía Nacional asegura además que posee "un informe que corrobora la corrección del proceso de desinsectación" y que "no se ha escatimado en gastos porque se le ha dicho a la empresa que haga lo que tenga que hacer" para acabar con la plaga. Preguntada sobre el protocolo sanitario que deben seguir los internos al entrar en el CIE, fuentes policiales aseguran que los agentes no pueden obligar a los internos a ducharse si no quieren hacerlo.

La Campaña por el cierre de los CIE exige al juzgado número 3 de Valencia (el responsable de las tareas de vigilancia en el centro) que "garantice cuanto antes y de forma efectiva los derechos fundamentales en cuanto a la integridad física y la salud de las persona internas". Además, "ante la imposibilidad de la Administración de facilitar unas condiciones de habitabilidad salubres, dignas e higiénicas para las personas privadas de libertad que se encuentran bajo su autoridad" exige que "se clausuren definitivamente las instalaciones de Zapadores".

La plataforma reivindica que este clausura sea "permanente" por ser "un espacio que, con su mera existencia, vulnera los derechos elementales de las personas, y en el que, en lo que va de año, se han interpuesto más de treinta denuncias por palizas, maltrato y humillaciones".