Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La solución a la crisis de las basuras de Gipuzkoa se retrasa un año más

La Diputación seguirá adelante con la tramitación de su plan de residuos tras exigirle el Gobierno vasco renovar el permiso ambiental de la planta de Zubieta

El diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, y el responsable foral de Medio Ambiente, en una comparecencia reciente.
El diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, y el responsable foral de Medio Ambiente, en una comparecencia reciente.

El varapalo dado por el Gobierno vasco a la Diputación de Gipuzkoa, al exigirle un nuevo permiso ambiental a la planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB) de Zubieta, provocará el retraso de al menos un año en la ejecución de las infraestructuras necesarias en este territorio para la gestión integral de las basuras. El Gobierno foral de Bildu, que ha empleado términos muy duros para criticar la decisión del Ejecutivo, seguirá adelante con la tramitación de su plan de residuos, que había previsto culminar a finales de 2015.

El diputado foral de Medio Ambiente, Iñaki Errazkin, ha calificado de "incomprensible", "muy grave" y "castigo a los guipuzcoanos" la decisión comunicada por la consejería del ramo de negar la prórroga de la autorización ambiental que había concedido años atrás al centro de residuos de Zubieta que contemplaba la construcción de una incineradora, además de una planta de tratamiento mecánico-biológico. La Diputación guipuzcoana pretendía valerse de aquel permiso ambiental para construir en Zubieta una planta de tratamiento mecánico-biológico, en lugar de la incineradora, sin necesidad de renovar la autorización inicial. La negativa del Gobierno le obliga a solicitar un nuevo visado para dicha instalación.

La presidenta del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK), Ainhoa Intxaurrandieta, ha afirmado que el informe técnico esgrimido por la consejería, que exige una nueva autorización para la planta TMB, es "técnicamente infumable". Ha añadido que el Gobierno considera que la cantidad de materia que se tratará en la planta TMB será mayor que la que se preveía con el plan de residuos anterior, porque, según ha dicho, los materiales reciclables que se separarían en aquella se contabilizan como "residuos".

Errazkin ha manifestado que "el Gobierno vasco castiga a Gipuzkoa por apostar por el reciclaje", y ha acusado al PNV de tratar de "desgastar a Bildu con fines electoralistas" con su estrategia de "poner trabas a una planta [de tratamiento mecánico-biológico] que recicla más". Ha recordado, además, que desde que la coalición está en el poder Gipuzkoa ha duplicado la "tasa de reciclaje", aunque se refería al porcentaje de recogida selectiva.

El Gobierno vasco castiga a Gipuzkoa por apostar por el reciclaje

Iñaki Errazkin, diputado de Medio Ambiente de Gipuzkoa

No ha podido precisar si a finales de este año se cerrará el vertedero de Zarautz (Urteta), como anunció recientemente el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, ni si en la primavera de 2015 dejará de llevarse basura al de Lapatx (Azpeitia). El plan foral contemplaba tener culminado el centro de residuos de Zubieta a finales de 2015, fecha en la que se cerraría el tercer y último basurero, el de Sasieta (Beasain) y entraría en funcionamiento el polémico vertedero de residuos "inertes" de Zestoa.

La decisión del Gobierno de exigir una nueva autorización ambiental a la planta TMB de Zubieta echa al traste este calendario y forzará a retrasar al menos un año su ejecución. Todo queda pendiente asimismo del resultados electorales en los comicios forales y municipales de 2015, dado que los principales partidos de la oposición (PNV, SE y PP) son contrarios al plan que quiere implantar Bildu.

La izquierda 'abertzale  miente y difama

Markel Olano, del PNV

En este sentido, el candidato a diputado general del PNV, Markel Olano, en declaraciones realizadas en el vertedero de Lapatx (Azpeitia) ha respondido a las acusaciones vertidas por Errazkin contra su partido y ha asegurado que la izquierda abertzale “miente y difama” al decir que el Gobierno vasco obstaculiza la autorización medioambiental de la planta TMB de Zubieta. "La infraestructura que Bildu quiere construir es “radicalmente diferente” a la prevista inicialmente y aprobada por mayoría en las Juntas Generales, por lo que requiere de una nueva autorización ambiental", ha señalado.

“Un proyecto nuevo requiere de una nueva autorización. Lo contrario supondría saltarse la legalidad, el procedimiento y las garantías ambientales”, ha indicado tras añadir que la izquierda abertzale exige al Gobierno vasco un “trágala inadmisible”.

Lo peor de esta grave crisis de los residuos está por llegar

Denis Itxaso, del PSE

Por su parte, el responsable de Medio Ambiente del PSE-EE, Denis Itxaso, candidato socialista a diputado general, ha afirmado que la decisión del Ejecutivo "era de prever", ya que las modificaciones al proyecto de la incineradora introducidas por Bildu "son "sustanciales". "Bildu era plenamente consciente del funcionamiento de la administración, pero hace tiempo optó por la huida hacia adelante y el ilusionismo, con el único objetivo de ganar tiempo", ha explicado el representante socialista.

A su juicio, "lo peor en esta grave crisis de la gestión de residuos está por llegar", ya que "se ha perdido un tiempo precioso en el que se han colmatado los vertederos, se han perdido los apoyos financieros de Europa y se adolece de infraestructuras que cierren y resuelvan la gestión de basuras de forma integral".

Bildu simula sorpresa y echa balones fuera

Txema Murguiondo, del PP

Y el juntero del PP Txema Murguiondo ha solicitado la comparecencia del diputado de Medio Ambiente y del viceconsejero de Medio Ambiente, Josean Galera, para que informen en las Juntas Generales sobre este asunto. Murguiondo ha manifestado que Bildu "simula sorpresa" por la decisión del Gobierno vasco y "echa balones fuera, acusando a otros ejecutivos de sus desmanes" cuando "sabían desde el principio los tiempos en los que se estaban moviendo y la legalidad ambiental que debían cumplir".

"Hemos advertido en numerosas ocasiones que no se iban a cumplir los plazos previstos y ahora vemos al diputado de Medio Ambiente adoptando la pose de sorprendido como si todo le hubiera pillado de improviso", ha añadido el procurador popular.