Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA | MARTIN BELLAMY

“La Marina del Port Vell no es una operación de blanqueo de capitales”

El consejero delegado de Salamanca Group asegura que ha invertido 79 millones en las instalaciones

Martin Bellamy, ayer en el Port Vell de Barcelona. Ampliar foto
Martin Bellamy, ayer en el Port Vell de Barcelona.

Salamanca es un nombre importante en la vida de Martin Bellamy. De carrera militar, el financiero británico celebraba cada año la batalla de los Arápiles —en Reino Unido, dice, conocida como la batalla de Salamanca. La ciudad castellana luego dio nombre a la embarcación con la que atravesó el Atlántico a remo con un amigo. Y ahora, a su grupo financiero, que ha desembarcado en Barcelona para crear la Marina del Port Vell.

Pregunta. ¿Cuándo prevén acabar las obras?

Respuesta. La mayoría del trabajo está hecho, hemos cumplido el 80% del programa. Las obras deberían acabar en abril de 2015. Nos queda por hacer la zona del muelle de pescadores.

P. ¿A qué tipo de clientes se dirigen en la comercialización?

R. Los clientes de grandes yates son gente conocida. Tenemos una nave que se llama Venus desde hace tres meses que pertenece a la viuda de Steve Jobs. Hablamos de gente que tiene yates con mucha tripulación, que generan mucha actividad económica.

P. ¿Cuánto empleo crean?

R. Cuando compramos Marina Port Vell se empleó a 20 personas rápidamente y en la primera fase hay 100 personas. Creo que es algo más intangible, porque los yates que llegan, con 600 tripulantes, generan mucho empleo en la periferia de la marina cuando se llena. Por eso es tan importante el trabajo que hacemos con el clúster náutico. Juntamente con Marina 92, posiblemente será considerada una de las mejores marinas del mundo.

P. ¿Cuál ha sido la inversión?

R. Estamos a punto de completarla y será de 100 millones de dólares, (79 millones de euros).

El 80% de las cotizadas en España tienen estructuras en paraísos fiscales”

P. Inicialmente era de 25 millones. ¿Por qué ha subido?

R. Dada la ubicación y la magnitud del proyecto queríamos asegurarnos de que fuera una de las mejores marinas del mundo. El gasto en infraestructuras ha sido muy grande.

P. ¿Cuándo prevén recuperar la inversión?

R. Sería razonable conseguir un retorno en cinco años. Como grupo nos planteamos la inversión de Barcelona a largo plazo. Por eso hacemos también la de Marina 92.

P. El presidente de la Oficina Antifraude de Cataluña ha declarado recientemente: “Estoy seguro al 100% de que la marina del Port Vell es una operación de blanqueo de dinero”. ¿Es cierto?

R. Por supuesto que no. Hemos respondido a este comentario y hemos iniciado las acciones legales pertinentes. Nos defenderemos de forma intensa ante este tipo de rumores.

El 99% de la gente de Barcelona con la que hablamos nos da su apoyo

P. Antifraude apunta que el capital procede de Rusia a través de una maraña de sociedades ubicadas en paraísos fiscales. ¿Es así?

R. El 80% de las empresas que cotizan en la Bolsa española tienen estructuras off-shore y contacto con terceros países. Nosotros somos una empresa británica regulada por la Financial Conduct Authority. A la hora de hacer inversiones en el extranjero a menudo utilizamos estructuras parecidas a la que tenemos aquí. Si no estamos habituados a ver estructuras financieras, estas pueden parecer complicadas, pero no lo son, se emplean por parte de todas las instituciones financieras de todos los países.

Por lo tanto, si queremos analizar estas estructuras, hagámoslo a fondo y veamos y comprendamos qué son. Somos un negocio de banca con miles de clientes en todo el mundo: rusos, chinos, españoles, ingleses, franceses, suizos... De todas partes. Marina Port Vell es parte de Salamanca Group, y en cuanto a la inversión, tenemos instrumentos de participación colectiva y clientes de todo el mundo.

P. Pagan un canon por la concesión al Puerto de Barcelona, pero ¿dónde tributa la empresa?

R. En España.

P. Antifraude también indaga por supuesto trato de favor por parte de la Administración...

R. ¡Espero que nos favorezca! [ríe] Barcelona es una ciudad que nos ha apoyado muchísimo para un proyecto que genera cambios. Venimos de Londres, en los últimos años ha visto grandes cambios: London Eye, Tate Modern, The Shard... Siempre habrá una pequeña minoría que se va a oponer, pero tenemos que respetarlo porque mucha gente se siente incómoda con el cambio. Tenemos que demostrar que es adecuado por buenas razones. El 99% de la gente de Barcelona con la que hablamos nos da su apoyo.

Apoyo “ferviente” de Vives

Pregunta. ¿Tiene una buena relación con Antoni Vives?

Respuesta. Antoni Vives está haciendo un trabajo fantástico para la ciudad. La promueve en el extranjero y apoya la inversión extranjera. Soy un hombre de negocios, interactuamos con él cuando ha hecho falta, tengo una relación muy cordial, pero puramente empresarial. Ha apoyado fervientemente el proyecto, es fantástico para la ciudad.

P. ¿Hablan con los vecinos?

R. Hemos tenido contactos y queremos tener más. Estamos empleando a gente de la zona. Es un sector muy interesante, con cientos de empresas en el clúster náutico. Queremos ver cómo podríamos hacerlo mejor para atraer y formar a gente joven y de momento ya hemos anunciado un programa de formación para luego presentarlos a la industria. Este es un gran negocio industrial, muy importante, que crea muchos empleos.

P. ¿Sigue adelante el proyecto de la golondrina para unir la Marina con la ciudad?

R. Habrá un ferry del final del muelle de pescadores hasta el Maremágnum, al que contribuimos como parte de la responsabilidad social corporativa. Servirá para completar el viaje que va de la Rambla al mar.