_
_
_
_

El vicealcalde de Valencia recurre su imputación en el ‘caso Nóos’

Alfonso Grau, que protagonizó una tensa rueda de prensa, dice hallarse en indefensión

El vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, en la rueda de prensa que ha protagonizado este lunes.Foto: atlas

Alfonso Grau, el vicealcalde de Valencia al que la Audiencia de Palma imputó hace una semana por su presunta participación en trato de favor que recibió el Instituto Nóos de Iñaki Urdangarin, ha recurrido la última resolución del juez que instruye el caso, José Castro. Se trata de la providencia dictada el lunes 10 de noviembre en la que el magistrado pedía a las partes que presentaran sus escritos de calificación de los hechos y dijeran si debe o no abrirse juicio oral. Se da por descontado que al menos los socialistas valencianos y Manos Limpias pedirán que Grau se siente en el banquillo de los acusados.

La mano derecha de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, del PP, se manifiesta en una “carencia gravísima” en el proceso e “insuperable indefensión”. Grau opina que sus derechos de defensa pueden quedar afectados y que se vulnera la Constitución. Recuerda que en seis años de instrucción nada se actuó ni se concretó contra él, que en mayo de 2014 fue llamado a declarar y que en semanas quedó (para el juez) fuera de la causa, sin apenas poder presentar documentos ni proponer pruebas.

Más información
El tribunal echa en falta en la causa a Barberá e imputa a su vicealcalde
El vicealcalde de Valencia se salta las líneas rojas de Fabra para imputados
Grau: “Cuando me acusen, nadie tendrá que decirme que me vaya”
Fabra critica a Grau y condiciona su continuidad al procesamiento judicial

En mayo el juez Castro imputó a Grau en la causa al detectar “indicios fundados de criminalidad” en el convenio que Nóos firmó con la fundación municipal Turismo Valencia Convention Bureau, cuyo patronato presidía el vicealcalde, y en el que consideraba que se “orilló el interés general”. El juez retiró la imputación a Grau un mes después, al no apreciar “actividad maliciosa” en su actuación.

Los socialistas y el sindicato Manos Limpias presentaron un recurso que la Audiencia de Palma aceptó hace unos días, al considerar que el concejal popular fue “impulsor” del acuerdo entre el instituto de Urdangarin y la fundación municipal, a cuyos patronos trasladó las “bondades del proyecto”.

El vicealcalde pone de relieve en su recurso que ha pasado de ser liberado de toda sospecha penal por el juez a imputado sin que la Audiencia de Palma, en la interlocutoria de 170 folios, concrete una mínima mención a hechos y tipos que se cargan en su contra. Grau sostiene que para él no se ha dictado el cierre de la instrucción por parte del juez, no hay un relato de indicios ni un marco delictivo concreto. Solicita que se dicte para él el cierre de la instrucción, detallado, y tener oportunidad de suscitar réplicas, pruebas y dilemas procesales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

La noticia de que Grau volvía a estar implicado en el proceso cayó como una bomba en el Ayuntamiento de Valencia. El vicealcalde convocó una rueda de prensa en la que descartó, por el momento, presentar la dimisión y en la que los nervios parecieron traicionarle en alguna respuesta a los periodistas.

Las declaraciones de Grau, en las que también restó trascendencia a las líneas rojas frente a los afectados en causas judiciales que ha fijado el jefe del Consell, Alberto Fabra, saltaron a la mayoría de medios españoles. Fabra reaccionó advirtiendo que no le habían gustado “la actitud ni las formas” del vicealcalde y recordándole que la apertura de juicio contra él resultaría “incompatible” con su “asiento en una corporación municipal”.

Después de pedir “disculpas” por el “calentón” que tuvo en la rueda de prensa, Grau afirmó que si finalmente era acusado “formalmente” renunciaría al cargo. La decisión sobre la suerte del vicealcalde está ahora en manos del juez Castro, que cuando tenga los escritos de calificación de todas las partes decidirá si abre juicio y en ese caso a quién sienta en el banquillo en un auto contra el que, en principio, no cabe recurso.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_