Díaz: “Si se les imputa un delito a mí no me va a temblar el pulso”

La presidenta andaluza pide al PP que limpien su casa como ella lo hace en la suya

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, en el Parlamento de Andalucía en Sevilla, el 13 de noviembre de 2014.
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, en el Parlamento de Andalucía en Sevilla, el 13 de noviembre de 2014.José Manuel Vidal (EFE)

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz,, no dará un paso atrás si los expresidentes de la Junta de Andalucía son finalmente imputados de algún delito por el Tribunal Supremo. "Si cuando comparezcan ante un juez y se les imputa un delito a algún aforado del PSOE a mí no me va a temblar el pulso", ha dicho hoy en los pasillos del Parlamento después de que el alto tribunal haya decido abrir una investigación sobre la implicación de Manuel Chaves y José Antonio Griñán en el caso de los ERE fraudulentos. Díaz defiende que en este caso los aforados deben dejar el escaño, pese a que el código ético del PSOE establece que ese paso debe adoptarse cuando se abra juicio oral.

Díaz ha encuadrado en "la normalidad" la apertura de la investigación por el Tribunal Supremo, aunque es la primera vez que dos jefes del Gobierno andaluz se ven en esta tesitura. La presidenta socialista ha dicho que confía en la "honestidad" y la "honradez" de sus dos antecesores y ha destacado el que vayan a declarar "voluntariamente" ante el magistrado instructor.

La también secretaria general del PSOE de Andalucía ha insistido en que si algún aforado "resultado imputado de un delito tiene que dejar el escaño", una decisión que, según ha dicho, también respaldarán "todos los órganos del partido".

Más información
Susana Díaz advierte a Rajoy que “además de la ley está la política”
Díaz se muestra convencida de la “honestidad” de Chaves y Griñán
Susana Díaz: “El que no sea decente, fuera de nuestra familia”
Díaz reclama a Rajoy que lidere un gran pacto anticorrupción

Previamente, la presidenta reiteró este jueves en el Parlamento autonómico su compromiso contra la corrupción y ha pedido a los miembros del PP de Andalucía (PP-A) que, "si de verdad quieren combatirla, limpien su casa" como ella lo está haciendo en la suya, en lugar de plantear pactos de los que "los ciudadanos ya están hartos".

Díaz se ha pronunciado de este modo en la sesión de control al gobierno en respuesta al portavoz parlamentario del PP-A, Carlos Rojas, quien ha defendido que "los ciudadanos no están hartos de pactos" sino "hasta las narices de corrupción, de palabras huecas y de incoherencia".

"Un día pone el puño sobre la mesa contra los señores Chaves y Griñán y al día siguiente, con la mano en el corazón, les manda un abrazo y todo su cariño", le ha recriminado a la presidenta, que le ha contestado insistiendo en que para luchar contra la corrupción primero deben hacerlo "en su casa" como ella lo hace en el PSOE.

"Limpien su casa como yo estoy limpiando la mía", ha espetado Díaz a la bancada popular no sin advertirle a Rojas de que no la va a encontrar si lo que pretende es agarrarse a ella "como el boxeador noqueado" que sigue intentando luchar "cuando a su partido le entra agua por todas las bodegas del barco".

En esta línea, la máxima responsable del Ejecutivo andaluz ha pedido también al PP-A que no permita "que haya candidatos a alcaldes condenados por prevaricación" en los carteles electorales como en Vícar ni tampoco que "sigan campando por Andalucía quienes cambiaron bolsos por ayuntamientos", ha dicho para aludir a la alcaldesa de Bormujos (Sevilla), Ana Hermoso.

"No permitan eso, y, si lo hacen, creeré que van de verdad. Porque cuando lo miro estoy viendo al representante de un partido del que acaba decir la Audiencia Nacional que se ha beneficiado de actividades ilícitas. Cuando ustedes de verdad lo hagan, yo creeré que van por derecho. Y cuando nos vean actuar a todos con acciones, menos palabra y más hechos, quizás empiecen a creernos", ha esgrimido la presidenta como receta para recuperar la confianza de la sociedad en los políticos.

Díaz, que también ha recriminado a Rojas que haya dirigentes en su partido que distingan "entre corruptos buenos y malos" -algo que ella nunca hará, según ha apostillado-, ha aprovechado para recordar que hace un año fue a ver al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y que, pese a que le propuso un pacto "entre todos" para combatir la corrupción, este no le contestó.

"Le dije que pactáramos todos, no él y yo, ni el Gobierno y Andalucía ni PSOE ni PP, sino todas las administraciones para que combatamos de verdad un problema que está lastrando no sólo a la política sino al país. Y no me contestó", ha señalado tras asegurar que, hoy día, "14 meses después, España está mucho peor que entonces" porque no se toman medidas "contundentes" como las que ella toma en esta materia a nivel andaluz y porque el presidente del Ejecutivo de la Nación se ha escondido "detrás de un plasma" hasta este miércoles, cuando fue noticia "por salir por primera vez a dar la cara" ante la prensa "sin hacerlo a través de un televisor".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS