Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad desposeerá a Granados de su máxima distinción oficial

El Gobierno privará al exconsejero de la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo

La distinción le será retirada por “actos contrarios a los intereses” públicos

Los condecorados por la Comunidad en 2013 posan con Ignacio González ante los fotógrafos. El primero a la derecha es Granados. Ampliar foto
Los condecorados por la Comunidad en 2013 posan con Ignacio González ante los fotógrafos. El primero a la derecha es Granados.

Francisco Granados Lerena —exconsejero de Transportes, Justicia, Interior y Presidencia, ex secretario regional del PP de Madrid, ex diputado regional, exsenador— añadirá en breve a su currículo un ex cargo oficial más: ex Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo. Se trata de la máxima distinción que la Comunidad puede conceder a un ciudadano o institución. Fue creada por la expresidenta Esperanza Aguirre en 2006 para “articular un nuevo instrumento de reconocimiento social, de fomento y promoción de conductas ejemplarizantes que han destacado en su servicio a la ciudadanía”.

Pero el Ejecutivo de Ignacio González, ha decidido, según fuentes gubernamentales, retirar esta alta distinción al ex mano derecha de Aguirre debido a su protagonismo en la Operación Púnica. La Gran Cruz le fue entregada en octubre de 2013 para reconocerle, tras dejar el Gobierno regional, “el trabajo realizado en favor del desarrollo de la región”. Junto a él, otros ex altos cargos del Ejecutivo de Madrid recibieron la misma condecoración: Antonio Beteta, Engracia Hidalgo, Paloma Adrados, Beatriz Elorriaga, Juan José Güemes, Manuel Lamela, Gádor Ongil, Regina Plañiol, Santiago Fisas, Fernando Merry del Val, Percival Manglano y José Ignacio Echeverría. Todos habían formado parte en determinado momento de los Gobiernos de Aguirre (2003-2012).

Su excelencia

  • La Gran Cruz es una placa de 85 milímetros de diámetro de metal dorado, formada por cuatro brazos hendidos en corona, iguales y simétricos esmaltados en rojo y rematados por una bola dorada. Alternándose con los brazos lleva cuatro ráfagas bruñidas.
  • La Encomienda de Número consiste en una placa de iguales características que las de la Gran Cruz, con la diferencia de su tamaño, que es de 75 milímetros de diámetro.
  • La cruz la forma una placa de iguales características que las de la Gran Cruz, pero de 75 milímetros y sin ráfagas bruñidas.
  • Los miembros de la Gran Cruz tienen tratamiento de excelencia y los de segundo y tercer grado, de señoría ilustrísima.

La condecoración lleva el nombre de la gesta que movilizó al pueblo de Madrid contra el Ejército napoleónico en 1808. Según la orden que la regula, “con ella no solo se beneficia a las personas e instituciones distinguidas, sino también y principalmente a la propia sociedad madrileña, en cuyo nombre se honra a aquellas”.

La orden, señala su reglamento, consta de tres grados: “Gran Cruz [la que se le entregó a Granados], Encomienda de Número y Cruz, por ese orden de mayor a menor”.

Las concede el Gobierno regional, que tiene también la posibilidad de retirarla. En el artículo 9 del decreto de que dio lugar a la distinción, se establece que las personas “que sean condenadas por sentencia firme en juicio penal o realicen actos notoriamente contrarios a la imagen o a los intereses de la Comunidad de Madrid, pueden ser desposeídas de los títulos, honores y privilegios inherentes a los distintos grados. El Consejo de la Orden actúa de oficio en estos casos, con trámite de audiencia al interesado”. La medalla no conlleva asignación económica.

Precisamente ayer, las Juventudes Socialistas de Madrid (JSM) reclamaron que se desposeyese a Granados de la Gran Cruz porque “es evidente que los presuntos corruptos no deben tener premio alguno”.

“Lo único que merecen es que la justicia caiga sobre ellos lo antes posible”, afirmó Plácido Vázquez, secretario general de JSM, que recordó que cuando el presidente González entregó la distinción a Granados y a otros exconsejeros apeló a la “ejemplaridad”, el “sacrificio” y la “dedicación” que estos realizaron en el desempeño de sus funciones.

“Es muy sorprendente que el presidente de la Comunidad viera en ellos estos valores cuando, desde nuestro punto de vista, se identifican mucho mejor con el egoísmo, vergüenza e indignidad”, agregó Vázquez.

Granados —una persona que siempre ha destacado por su afabilidad y trato llano— declaró en una entrevista televisiva cuando se le preguntó sobre esta distinción: “Que él [Ignacio González] me condecoró con la medalla del Dos de Mayo y me dio un abrazo y me dijo ‘enhorabuena Paquito’, y yo le dije: ‘Muchas gracias Nachete”.

González y Granados siempre mantuvieron una pésima relación mientras estaban en el Gobierno de Aguirre. El actual presidente regional nunca ha ocultado que pensaba que Granados estaba tras el espionaje del que fue objeto.

Aguirre le destituyó en 2011 por “pérdida de confianza” como secretario general. González lo remplazó en el cargo.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información