Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASO BETIS

La juez Alaya sale en defensa de su marido en un auto del ‘caso Betis’

La magistrada rechaza que el auditor Jorge Castro tenga vínculos con el administrador judicial del club. Francisco Estepa fue abogado del esposo de la instructora

La juez Mercedes Alaya, en los juzgados sevillanos la semana pasada. Ampliar foto
La juez Mercedes Alaya, en los juzgados sevillanos la semana pasada.

La juez Mercedes Alaya, instructora del caso Betis, ha rechazado que su marido, el auditor Jorge Castro, tenga relación con el administrador judicial del club de fútbol sevillano, Francisco Estepa, designado por ella misma. Tanto Castro como Estepa son administradores concursales de la empresa laboratorios Pérez Giménez. Pese a negar esta relación, Estepa fue abogado de Castro en una causa judicial relacionada con esta empresa en la que ambos resultaron imputados y que finalmente se archivó.

En respuesta a una petición del ex consejero delegado del Betis Manuel Ruiz de Lopera sobre las relaciones de su marido con el administrador judicial del club, la juez Alaya afirma en un auto que se trata de una “coincidencia” ya que los dos “desarrollan una parte de su actividad profesional como administradores concursales, como otros miles de profesionales”, según ha adelantado la cadena SER.

Lopera, imputado por Alaya y apartado de la gestión del club por la magistrada, interpuso un recurso ante la juez para que esta aclarara los vínculos entre Estepa y Castro tras conocer que el primero actuó como abogado del segundo en la causa en la que fueron imputados.

Alaya rechaza de manera tajante que exista un vínculo entre su esposo y el administrador del Betis: “Sobre la imaginada relación del actual administrador judicial con el entorno familiar cercano de esta proveyente, basada nuevamente en bulos periodísticos (...)”, subraya la juez para desestimar el recurso de Lopera. A continuación, añade para censurar el recurso de Lopera: “La insistencia sobre tan inconsistente prueba, únicamente causa incredulidad a esta instructora”. La instrucción del caso Betis está terminada y la juez ha procesado a Lopera por un delito societario y otro de apropiación indebida.

Estepa negó ayer que sea amigo de Castro, subrayó que su relación es meramente profesional y se limita a la administración concursal de los laboratorios Pérez Giménez. Estepa explica que fue designado administrador concursal y abogado de los laboratorios por el juez mercantil, y ante las denuncias del ex administrador único de la sociedad, Sergio Martínez, defendió a los cuatro administradores concursales dentro de sus funciones atribuidas por el juez y sin percibir honorarios extra.

Hace dos años Estepa y Castro fueron imputados por la querella interpuesta por Martínez, que más tarde resultó archivada. Antes Martínez había interpuesto dos recursos en la jurisdicción mercantil y Estepa defendió a Castro en los tres hitos procesales. Meses después, el pasado enero, Alaya designó a Estepa como administrador del club de fútbol. “No sé dónde vive Jorge Castro ni me interesa”, afirmó Estepa. Castro rechazó opinar al respecto y se limitó a decir que el tema “es cansino”.

Lopera presentó una queja ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) porque consideraba que Alaya había incurrido en supuestas irregularidades en la forma y el fondo de la instrucción. “Como los cuatro anteriores [administradores concursales], sin sujeción a procedimiento legal alguno, informe sobre sus relaciones con el más cercano entorno familiar de la titular del juzgado, por haber sido públicamente vinculado al mismo”, alegó Lopera en un recurso ante la instructora. La respuesta de Alaya fue entonces “la negativa a solicitar esa información” en su auto del pasado 1 de septiembre, y solo ha llegado ahora dos meses después de la primera resolución.

Más información