Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moraleja de Enmedio primó a Cofely ante una empresa mejor posicionada

La Cámara de Cuentas investiga un contrato energético por 15 años

La mujer de alcalde es la técnica que hace los informes

Francisco Granados y el alcalde Carlos Alberto Estrada en la inauguración del centro acuático municipal, de 6.000 metros, en 2011.
Francisco Granados y el alcalde Carlos Alberto Estrada en la inauguración del centro acuático municipal, de 6.000 metros, en 2011.

Moraleja de Enmedio, gobernada desde hace 15 años por el Partido Popular, apenas tiene 5.000 habitantes, pero unos gastos estratosféricos. Arrastra una deuda de más de 27 millones de euros —con un presupuesto de 4,5 millones—, lo que no ha sido impedimento para que en 2013 firmase un contrato de suministro de alumbrado con Cofely por 15 años. Esta es la empresa que supuestamente pagaba comisiones de un 2% o 3% por quedarse con el servicio de la luz. Por ello está siendo investigada dentro de la Operación Púnica. Los ingresos para la compañía son de 3,68 millones.

La firma francesa ganó en abril de 2013 el concurso de Moraleja, pese a que la propuesta de la vasca Elecnor —se presentaron solo dos empresas— alcanzó mejor nota en los números objetivos (37,88 puntos de 50, frente a 35,80 de Cofely). Pero en el apartado “criterios que dependen de un juicio de valor” apenas obtuvo 35 puntos frente a los 43 de los franceses. La pareja del alcalde, Carlos Alberto Estrada, es la técnico encargada de hacer los informes.

“Preguntamos en el pleno por esta valoración del contrato energético y nos dijeron que Cofely les daba más seguridad. Que tenían más experiencia, solvencia. Algo así”, relata Mariano Polo, el único concejal del Partido Democrático de Moraleja (PDAP). En su día él formó parte de la agrupación popular. El volumen de negocio de Elecnor —1.864 millones en 2013, 818 de ellos en España— ilustra su experiencia, puesta en duda.

“Nos dicen que así va a haber un ahorro energético del 68% y unos 50.000 euros menos de gasto, pero no nos salen las cuentas si hay que hacer una inversión inicial”, cuentan tres de los cuatro concejales socialistas (Faustino de Lucas, Francisca Mora y Valle Luna). Desde 2007 se prolonga el mismo presupuesto en Moraleja, así que no hay debate posible. Y la información a la oposición —a la que no se ha aprobado una moción en ocho años y que se ha quedado sin dietas— llega con cuentagotas. “Las bombillas se habían cambiado a otras de bajo consumo año y medio antes. Y la técnico del Ayuntamiento estaba haciendo un estudio de ahorro energético… Y, sin esperarlo, tuvimos un contrato con Cofely”, prosigue Polo.

70.800 euros a Waiter por disco móvil

Moraleja de Enmmedio tiene relación con la empresa de verbenas Waiter Music, de Aranjuez, supuestamente una de las más implicadas en la trama púnica junto a Cofely, su compañía de ahorro energético. Su administrador, José Luis Huerta, está en prisión. El partido socialista de Moraleja, ha pedido a la interventora municipal los contratos con Waiter, porque, aunque le constan entre sus papeles dos facturas, recuerdan una relación más estrecha con la empresa de conciertos.

En diciembre de 2010 el Ayuntamiento pagó una factura de 70.800 euros a Waiter por la instalación y desmontaje de una discoteca móvil. Y otra de 3.810 euros en octubre de 2013. La disco móvil —un pinchadiscos que actúa en las plazas con gran despliegue de luces— es la versión más barata de los eventos musicales. En Moraleja, que echa el resto en sus espectáculos taurinos, la utilizan en las fiestas patronales y en las de verano contratan a orquestas.

“A nosotros 70.800 euros nos pareció un exceso y lo planteamos en un pleno”, cuenta el concejal socialista Faustino de Lucas. “Nos dijeron que no nos preocupásemos. Que los iban a pagar los contratistas de publicitad”, prosigue. Entre los empresarios que incluían anuncios en el programa de fiestas estaba Jose Luis Moreno, que tiene en Moraleja su negocio Kulteperalia, o un fabricante de persianas. Este diario no ha conseguido hablar con Kulteperalia.

“A nosotros siempre nos ha extrañado que los anunciantes paguen 70.800 euros por aparecer en el programa de unas fiestas que duran cuatro días”, prosigue de Lucas. El Ayuntamiento no ha contestado a EL PAÍS.

En los festejos de 2006 el Ayuntamiento llevó a Isabel Pantoja, Carlos Baute, Ana Belén y Víctor Manuel y Andy y Lucas. El coste de este espectáculo causó gran revuelo por la desproporción entre el tamaño del pueblo y el lujo de su cartel.

Elecnor no entra a valorar el concurso. Tampoco el Ayuntamiento, que en principio había accedido a contestar a las preguntas de EL PAÍS. El alcalde, Carlos Alberto Estrada, tiene cierto parecido físico con Francisco Granados, presunto jefe de la trama púnica, por lo que se bromeaba con la idea de que eran hermanos. Su relación con Granados no es tan estrecha como la de los regidores de Valdemoro o Casarrubuelos, pero sí acudía uno a las inauguraciones del otro.

Hace mes y medio, la Cámara de Cuentas pidió al Ayuntamiento de Moraleja documentación sobre el contrato con Cofely. Seis alcaldes (Collado Villalba, Serranillos, Parla, Valdemoro, Casarrubuelos y Torrejón de Velasco) y un concejal de Móstoles, entre otros cargos, han sido detenidos por presuntas relaciones fraudulentas con esta firma.

Cofely quita el báculo (las lámparas de las farolas de Moraleja y coloca bombillas led, sin cambiar las bases. “El problema es que estas solo iluminan lo que está justo debajo. A metro y medio de la farola no se ve”, sostiene la agrupación socialista. “En el registro hay varias reclamaciones de una urbanización, Las Colinas, un poco alejada, que está a oscuras”, pone de ejemplo. “Quedan zonas sin cambiar las bombillas y el año pasado a lo mejor no se encendían hasta las doce de la noche. La gente iba con linterna”, agrega el concejal independiente.

Moraleja debe más de 3.000 facturas, así que, aunque no hay orden cronológico de pagos, a Cofely no se le ha abonado ni una décima del contrato del primer año. A Iberdrola, la anterior suministradora, al menos se le deben 135.000 euros (94.000 de ellos al menos ya aprobados para pago). Por eso esta empresa se niega a cambiar la titularidad de la luz a Cofely, que por el momento solo se ha dedicado al cambio de bombillas y al mantenimiento.

Cuentan los dos partidos de la oposición que los técnicos de Iberdrola quisieron inspeccionar los contadores, pero estos habían sido precintados por la policía local.

En contrato de Cofely ha llegado en horas bajas. No solo porque Moraleja adeuda 27 millones de euros, sino porque se han ido al traste los planes de edificación del alcalde. Su pretensión era recalificar 1.175 hectáreas, el doble de lo previsto en un principio, para construir 10.000 viviendas, la mayoría unifamiliares. Pero se dio de bruces con la oposición de la Comunidad, gobernada también por el PP, que recurrió su plan de urbanismo al Supremo. Un sueño desorbitado para un pueblo de 5.000 habitantes.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram