Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
situación económica

El banco apela a la prudencia pese a los buenos resultados

Sindicatos y partidos piden a sus rectores que arriesguen más con los clientes

Kutxabank, el banco que ha acreditado la mejor nota del todo el sistema financiero español en los exámenes de Banco Central Europeo (BCE), no va a variar su estrategia “basada en la prudencia”, pese a las demandas de partidos, sindicatos y asociaciones, que le piden “arriesgar” algo más y abrir el crédito en beneficio de sus clientes. Kutxabank cree que en el actual momento de la economía vasca y española no hay tanto problema de oferta, como de demanda solvente, posiblemente porque ante los peligros de una nueva recesión se aplazan las decisiones de compra. “Hay mucha más oferta de créditos e hipotecas para los clientes que demanda”, argumentan desde la entidad, tras asegurar que es rara la operación que se pierde por no llegar a un acuerdo en el precio. “Lo que faltan son más operaciones”, respondieron esas fuentes.

Los partidos políticos como el PSE y el PP reclamaron este lunes a la entidad que dirige Mario Fernández que aborde sin demora, una vez garantizada la holgada solvencia financiera, una “colaboración activa” con la sociedad que alumbró las antiguas cajas de ahorro, mediante la concesión de créditos a familias y pymes.

El presidente del PP guipuzcoano y parlamentario vasco, Borja Sémper, criticó que los pocos proyectos que hay, se ven lastrados porque se encuentran “con cortapisas como el hecho de que no fluye el crédito” por parte de las entidades financieras, “incluida Kutxabank”.

Borja Sémper resalta que pese a todo en Kutxabank “no fluye el crédito”

Los socialistas reclamaron algo similar para las empresas y las familias, y también lo hizo el secretario general de UGT, Raúl Arza: “Se viene a demostrar que el modelo de Kutxabank funciona y que está trayendo muy buenos resultados. Ahora hay que trabajar en el futuro para que Kutxabank se desarrolle, pero sin olvidarnos del gasto social que se debe hacer a través de la obra social”.

Para estos partidos y sindicatos la solvencia acreditada por Kutxabank le permitiría afrontar una nueva etapa de algo más riesgo en beneficio de sus clientes, sin que eso suponga volver al escenario pasado en el que las cajas entraban en operaciones inmobiliarias, o industriales, e incluso en hipotecas cuando el nivel de recursos y la estabilidad a futuro de los mismos, dejaban mucho que desear.

La denominada plataforma contra la privatización de Kutxabank, integrada por sindicatos nacionalistas entre otras organizaciones fue mucho más crítica. En un comunicado difundido por ELA, sostienen que haber pasado el examen no acredita “el papel de servicio público, de implicación en el tejido productivo y en la contribución a un reparto equitativo de la riqueza” que debiera de tener Kutxabank.

La plataforma reprocha que haya reducido sus activos en empresas industriales, “vendido a fondos buitres contratos con clientes por valor de 340 millones de euros y obtenido beneficios a costa del incremento de comisiones, los desahucios o la disminución de la obra social”.