Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo presume de que los gobiernos del PP destapan la corrupción

El presidente desvía a Negreira las explicaciones por la financiación del PP coruñés

Feijóo, tras el Consello de la Xunta de este jueves
Feijóo, tras el Consello de la Xunta de este jueves

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha atribuido hoy a los gobiernos del PP en Santiago y Madrid el descubrimiento de los dos últimos casos de presunta corrupción que centran la atención política en Galicia y España. Según Feijóo, el supuesto fraude en cursos de formación pagados con fondos públicos que nunca se celebraron “lo descubre el gobierno de Galicia” mientras que el caso de las tarjetas opacas de los exdirectivos de Caja Madrid y Bankia se ha conocido porque “ha habido un Gobierno que ha dicho basta”, en referencia al que preside Mariano Rajoy.

A Feijóo se le preguntó en la rueda de prensa semanal tras el Consello de la Xunta por la posible financiación de su partido por parte de Gerardo Crespo, el empresario coruñés investigado por los cursos que recibían subvenciones autonómicas, que supuestamente habría entregado 17.000 euros al PP. “No tengo constancia ni directa ni indirecta”, dijo Feijóo sobre ese dinero, y a continuación desvió la responsabilidad a la dirección provincial de su formación. “Esto fue respondido por representantes del partido en A coruña y me remito a sus declaraciones”, dijo, en referencia a Carlos Negreira, a quien tampoco le consta esa donación.

En lo que sí se esforzó el presidente fue en destacar el papel del actual gobierno frente a los anteriores para descubrir que los cursos que la Xunta financiaba a Crespo no se estaban realizando. “Por lo que se ve en ese sumario, ese tipo de actuaciones se venían haciendo en los gobiernos anteriores; lamento que gobiernos anteriores no tuviesen conocimiento de ese asunto, nosotros cuando tuvimos conocimiento actuamos”, dijo Feijóo, quien aseguró que “esto se destapa como consecuencia, por lo que sabemos, de que hay alguna persona que trabajaba en esos centros de formación que denunció y como consecuencia de la inspección que hizo la Xunta que remitió inmediatamente al fiscal”, en marzo de 2012. Por ello el presidente mostró su respaldo a la conselleira de Traballo, Beatriz Mato, de quien dijo que "no hizo sino cumplir con su obligación, que es investigar".

Según las pesquisas policiales, quien era director general de Relacións Laborais hasta su imputación y dimisión hace unas semanas, Odilo Martiñá, podría haber ingresado 300 euros al mes de empresas de Crespo entre 2006 y 2009, cuando era jefe de servicio con el bipartito, y un total de 5.700 euros entre ese último año y 2011, ya como alto cargo del actual gobierno. Feijóo dijo ayer que las explicaciones les corresponde darlas a “las personas que aparecen como presuntos colaboradores de ese sistema de formación e incluso perceptores de algunas retribuciones ya en el anterior gobierno bipartito como en el gobierno actual”. Pero destacó a continuación que “en la Xunta no tienen cabida” ese tipo de comportamientos y que “cualquier persona que tenga un cargo en la Xunta de Galicia, irá al fiscal, sea quien sea”. “Si todos actuáramos así siempre seguro que habría muchas menos irregularidades”, sentenció Feijóo, quien también quiso diferenciar este caso del de los ERE falsos subvencionados con fondos de la Junta de Andalucía. Según dijo, la trama de Crespo “la descubre el Gobierno de Galicia y en el de los ERE de Andalucía es el Gobierno de Andalucía el que está siendo investigado”.

En similar línea se pronunció el presidente gallego cuando se le pidió una valoración sobre la implicación del exministro Rodrigo Rato en el caso de las tarjetas opacas de Bankia. Tras comenzar justificando que el uso de las tarjetas “no fue algo de una persona o un partido concreto” sino que las emplearon representantes de diversas formaciones, sindicatos y organizaciones empresariales, Feijóo destacó que “es la primera vez que un partido denuncia ese asunto y que un gobierno pone ese asunto en manos de la justicia”. “Estas prácticas por lo que conocemos vienen del siglo pasado”, dijo Feijóo, quien citó el año 1999, cuando el PP gobernaba en Madrid. “Pasaron muchos gobiernos en España, y ha habido un gobierno que ha dicho basta”, concluyó.

Sobre el caso concreto de Rato, Feijóo dijo que “ha acertado pidiendo la baja temporal del partido”. Por el contrario, el presidente mostró su apoyo a los dos últimos secretarios generales del PP ante su posible implicación en los papeles de Bárcenas. “No tengo dudas sobre Acebes y De Cospedal”, dijo tajante.