Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No cederé ante la Generalitat porque la consulta es un teatro”

El alcalde del PP en Pontons relata la insistencia para que colabore con el 9-N y ceda locales municipales

Lluís Fernando Caldentey, con dos dirigentes del PP
Lluís Fernando Caldentey, con dos dirigentes del PP

Solo cinco de los 696 ayuntamientos a los que la Generalitat reclamó su colaboración para que cedieran locales municipales no han cedido a la petición. Son los de Pontons (Barcelona), Horta de Sant Joan (Tarragona), así como los municipios de Arres, Canejan y Bausen, en el Vall d'Aran.

Al margen del correo electrónico enviado por el delegado territorial del Govern, los alcaldes recibieron después llamadas telefónicas de los delegados territoriales de varios departamentos de la Generalitat con las que pretendían asegurarse la colaboración. En paralelo, Miquel Bruch, presidente de la Asociación de Municipios de Cataluña, que agrupa a los alcaldes de CiU, Esquerra Republicana y candidaturas nacionalistas, les envió otro correo. Ese mensaje recuerda que “todos los municipios que no tengáis instituto de la Generalitat, a priori no dispondréis de un punto de participación ciudadana”. Por ello advierte que “atendiendo que esto comportaría las molestias de tenerse que desplazar a otros municipios, podéis ofrecer a la Generalitat un espacio municipal”.

Además de eso, la Asociación de Municipios por la Independencia, también ha insistido, a través de llamadas telefónicas, para que los alcaldes cedan locales.

Lluís Fernando Caldentey, alcalde del PP en Pontons (Barcelona), explicó ayer a EL PAÍS que no piensa ceder a las presiones y que en los últimos días ha recibido tres llamadas de otras tantas personas reclamándole la cesión de espacios. “No paran de llamarme. Este jueves aún insistían en que dejara locales, pero no cambiaré. Mi Ayuntamiento no colaborará con este teatro que es el 9 de noviembre”, explicó el alcalde de Pontons, una localidad de 500 habitantes. El edil asegura que no se opone a la consulta, si es pactada, y recuerda que hace unos meses cedió un local municipal a la Asamblea Nacional Catalana, la entidad independentista convocante de las últimas tres diadas. “Yo no puedo pretender hacer el ridículo”, insiste el alcalde de Pontons, quien no piensa cambiar de opinión. “Si me cuesta la alcaldía, que me cueste. Yo actúo en conciencia”, explicó.

Uno de los correos electrónicos enviados por la Generalitat a los alcaldes para que colaboren con el 9-N. ampliar foto
Uno de los correos electrónicos enviados por la Generalitat a los alcaldes para que colaboren con el 9-N.

José Antolí, alcalde del PP en Horta de Sant Joan, difundió ayer un comunicado en Twitter en el que explica que “no ha prohibido nada, ni ahora, ni durante toda la legislatura”. En su opinión, “en el Ayuntamiento se deberían tratar los temas que le son propios al Ayuntamiento y al Parlamento, los que le son propios, sin mezclar temas”. El alcalde reclama a la Generalitat “que nos deje trabajar” y recuerda que CiU dejó un agujero de medio millón de euros en la alcaldía. Otro alcalde, en este caso del PSC, de la provincia de Barcelona que reclamó el anonimato también relató que en los últimos días ha recibido hasta cinco llamadas telefónicas para que ceda las instalaciones a la Generalitat, como ha hecho finalmente.

La presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, aseguró que “cada día que pasa hay más motivos para impugnar” el “falso 9-N”. En su opinión, aumentan “las similitudes entre la convocatoria del referéndum suspendido y este simulacro o sucedáneo”.

En las ciudades donde la Generalitat tiene institutos, no se ha dirigido a los alcaldes reclamando su colaboración. Algunos de ellos, del PSC y del PP que gobiernan en núcleos tan poblados como L'Hospitalet, Badalona o Cornellà habían advertido que no cederían locales, pero el Gobierno catalán ha sorteado esa oposición.

 

 

Más información