Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez cita como imputada a la exdirectora de Grandes Proyectos

Cristina Morató dio el visto bueno al pago al arquitecto por el proyecto de Castellón

El arquitecto municipal dice no recordar el programa de necesidades que amplió el solar

El arquitecto del Ayuntamiento de Castellón, Javier Vidal, durante su visita a los juzgados este miércoles.
El arquitecto del Ayuntamiento de Castellón, Javier Vidal, durante su visita a los juzgados este miércoles.

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Castellón ha citado a declarar en calidad de imputada a Cristina Morató Sisé para este viernes en el marco de la investigación sobre la contratación del proyecto Centro de Convenciones de Castellón diseñado por Santiago Calatrava. El exdirector de la Sociedad de Proyectos Temáticos de la Generalitat (SPTCV), Nicolás Figueres, declaró la semana pasada ante el juez, con relación al caso, que durante su mandato autorizó el pago de 1,35 millones que faltaba para completar los 2,7 que percibió el arquitecto de acuerdo con Morató, que recientemente había sido nombrada directora general de Grandes Proyectos en sustitución de José Luis Villanueva.

Morató deberá aclarar por qué autorizó que el arquitecto Calatrava acabara cobrando por un proyecto básico que no cumplía los requisitos (tal y como han declarado varios imputados hasta la fecha). Nicolás Figueres, que llegó al cargo a mediados de 2009, manifestó que la ex alto cargo y él cedieron ante Calatrava y pagaron porque existía una amenaza de demanda por enriquecimiento injusto. Cristina Morató llegó a la dirección general de Grandes Proyectos en agosto de 2009 para sustituir a José Luís Villanueva, que ha declarado este miércoles en calidad de testigo por este caso.

Villanueva (director general de Grandes Proyectos desde julio de 2007 hasta agosto de 2009) ha recordado que mientras él estuvo en el cargo no se pagó al arquitecto porque incumplió lo pactado y porque así se decidió en un consejo de administración de la SPTCV en 2009. Según fuentes conocedoras del caso, Villanueva se negó a pesar de que ya había recibido un requerimiento notarial que hacía intuir la demanda judicial. El burofax no llegó obstante hasta noviembre de 2009, con Villanueva fuera del cargo. Las mismas fuentes han asegurado que este ex alto cargo ha afirmado que se pagó el plan maestro y el anteproyecto a pesar de que tampoco cumplían con los requisitos establecidos. Calatrava cobró 2,7 millones por estos dos planes y por el proyecto básico, presentado en último lugar.

El juez ha tomado también declaración este miércoles a Luis Lobón como ex secretario autonómico de Eventos y Proyectos. Este ha manifestado que fue el exconsejero Gerardo Camps quien le comunicó que el contrato debía ser para Calatrava sin concurso público (en base a la figura legal de contratación por fines artísticos), aunque no ha concretado si la decisión fue del propio Camps o de otra persona.

Antes que Villanueva y Lobón, el primero en declarar ha sido Javier Vidal, arquitecto del Ayuntamiento de Castellón. Vidal, citado también en calidad de testigo, ha apuntado a su salida que la gestión que hizo el consistorio fue correcta pero ha asegurado no recordar por qué se decidió aportar un programa de necesidades que implicaba ampliar considerablemente la superficie que iba a acoger el Centro de Convenciones. “No lo recuerdo, a lo mejor se le dieron (a Calatrava) algunas pautas, pero entra dentro de lo razonable porque era un proyecto para Castellón”, ha dicho. El juez ha reclamado a Santiago Calatrava que aporte el citado programa de necesidades en base al cual habría disparado su proyecto.

El arquitecto valenciano deberá acudir a los juzgados de Castellón el próximo martes para ser interrogado en calidad de imputado por el proyecto del Centro de Convenciones que no se ejecutó.