Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asalto a la oficina de servicios sociales de Ciutat Meridiana

Unos 40 vecinos causan daños en el mobiliario y las instalaciones de la oficina municipal

Asalto a la oficina de servicios
sociales de Ciutat Meridiana

Unos 40 vecinos de Ciutat Meridiana, Torre Baró y Vallbona, en el distrito de Nou Barris, el más pobre de Barcelona, irrumpieron ayer por la mañana en la oficina de los servicios sociales junto al centro cívico Zona Nord y causaron daños en el mobiliario. Los vecinos, algunos usuarios de estos servicios, acababan de parar dos desahucios en el barrio. Entraron insultando e increpando a los trabajadores municipales, tirando bolsas de basura, y echaron al suelo ordenadores, papeles, impresoras, sillas y macetas.

El Ayuntamiento emitió una nota en la que “condena la agresión, tanto a la propiedad pública, como a los profesionales del centro y a los usuarios que se encontraban en el equipamiento”. Al entrar los vecinos, según la nota, los profesionales se encerraron en los despachos y llamaron a la Guardia Urbana, que identificó a varios de los autores de los destrozos. No hubo detenidos.

La insólita acción se produjo en una semana que ya comenzó tensa entre los servicios sociales y los vecinos. El lunes, durante la Audiencia Pública del distrito una docena de vecinos expusieron ante la concejal Irma Rognoni sus dramáticas situaciones y expresaron las quejas que tienen sobre la atención de los servicios sociales. Entre aquellos testimonios estaba Kofi Ackon, desahuciado con sus tres hijos del barrio a comienzos de septiembre y a quien los servicios sociales asignaron un piso de una habitación de L'Hospitalet, donde viven.

“Se están comportando cada vez peor: no quieren dar alimentos, no dan respuesta al problema de la vivienda, las ayudas tardan”, asegura el presidente de la Asociación de Vecinos de Ciutat Meridiana, Fili Bravo. Y reprocha la cesión del Ayuntamiento a la Universidad de Barcelona de un edificio de 32 pisos en el barrio. Fuentes municipales aseguran que el Gobierno municipal ha aumentado as políticas sociales y que solo las ayudas de inclusión en Nou Barris se han más que doblado entre 2011 y 2013 con un un 116% de aumento.

“No entendemos qué está pasando”, denuncia quien representa al barrio con más desahucios y menor renta: un índice de 37 cuando la media de la Barcelona es de 100. Ayer mismo había dos desahucios. En el 81 y el 85 de la calle de les Agudes, un clásico para las comitivas judiciales. Según la versión de los vecinos, la noche antes el mediador del Ayuntamiento les avisó de que el alzamiento del número 81 se había parado. Pero para sorpresa de los vecinos congregados ante el 81, llegó la comitiva judicial. Y después la del 85, donde viven tres menores. Había ocho personas de los servicios sociales de emergencias, como es preceptivo cuando hay menores en estos casos.

Al ver a los vecinos, los secretarios judiciales se marcharon. Y los concentrados se dirigieron a la oficina para exigir ayuda para las familias afectadas. Fili Bravo llegó poco antes de que “la cosa se fuera de madre” y comenzaran los destrozos, que presenció desde la calle. Asegura que intentó hablar por teléfono con la regidora y con el responsable de los servicios del distrito, pero que los empleados no les localizaron.