Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tregua entre el ‘president’ y Junqueras hasta la votación del 9-N

Mas logra que ERC garantice el apoyo al proceso participativo de noviembre

Junqueras abandona el Palau de la Generalitat.

Finalmente, Artur Mas podrá organizar la consulta alternativa del 9 de noviembre sin tener que concretar el adelanto electoral que le piden la mayor parte de fuerzas soberanistas. El presidente de la Generalitat alcanzó ayer un acuerdo con el jefe de filas de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, que le garantiza el apoyo de este partido al proceso participativo en que se ha convertido el 9-N. El líder republicano asegura no renunciar al adelanto electoral pero ni él ni la Generalitat concretaron nada al respecto.

Junqueras y Mas se reunieron ayer en la Generalitat por espacio de una hora y cuarto. A la salida, un Junqueras parco en palabras aseguró que el encuentro había ido “bien”. “Salimos de la reunión comprometidos conjuntamente para que el 9-N sea un éxito, el mayor éxito posible. Y, más allá de esto, es evidente que son imprescindibles unas elecciones que permitan generar el mandato democrático para construir la independencia”.

Pese a la petición de elecciones de Junqueras el nivel de exigencia de ERC ha bajado notablemente desde el fin de semana, como también lo ha hecho el de las principales asociaciones independentistas. Mas ha conseguido así lo que se proponía: poder organizar y celebrar la consulta y decidir entonces si convoca o no las elecciones y el calendario.

 El apoyo de la ANC

La imagen de cierta unidad que Mas ha logrado recomponer, como mínimo con Esquerra Republicana, fue celebrada ayer por las entidades soberanistas. “No hemos de hablar de elecciones, ahora hemos de hablar del 9-N y las elecciones vendrán después”, aseguró la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell. En su opinión, “todos los esfuerzos” deben centrarse en el 9-N porque, “cuanto mejor vaya el 9-N mejor se facilitarán las elecciones”.

Mas ha logrado el cambio de discurso de los partidos y asociaciones independentistas en un tiempo récord y sin comprometerse, como mínimo en público, a convocar elecciones justo después del 9-N. Ni la ANC ni ERC concretan si en privado sí existe este acuerdo, que llevaría Cataluña a un adelanto electoral después de las Navidades.

El objetivo inicial de Mas era no convocar elecciones si antes no tenía la garantía de que ERC y la ANC se sumarían a una candidatura conjunta. Sin embargo, con el paso de los días esta lista única se ha desdibujado por el rechazo de ERC.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información