_
_
_
_

La ausencia de novedades sobre ETA reduce la visita de Currin a una charla

Mantendrá contactos “para buscar ideas” pero no habrá comunicado final

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Pat Colgan, Iñigo Urkullu y Jonan Fernández, de izquierda a derecha, este martes, en Vitoria
Pat Colgan, Iñigo Urkullu y Jonan Fernández, de izquierda a derecha, este martes, en VitoriaL. RICO

Nada se mueve en el proceso de paz. Esta es la inquietante conclusión que se desprende del perfil ideado por el abogado sudafricano Brian Currin, que encabeza el llamado Grupo Internacional de Contacto (GIC), en su nueva visita al País Vasco. Una conferencia prevista para este jueves en el Aquarium de San Sebastián y una discreta ronda de contactos sin comunicado final resumirán su presencia tres años después de la Conferencia de Aiete y del anuncio del final de la violencia de ETA.

Currin llega este miércoles a Euskadi y desarrollará un plan de trabajo trazado con la colaboración técnica de Lokarri. En su agenda se incluye una serie de encuentros con representantes de partidos y agentes sociales en la búsqueda de “ideas” para desatascar el inmovilismo que atenaza la aplicación de soluciones al proceso de paz.

“Que nadie espere una sorpresa”, se admitía ayer en los círculos que han favorecido algunos de los encuentros que Currin mantendrá en esta visita, posterior a la que dedicó el pasado mes de junio con motivo de las conclusiones del Foro Social, en un acto celebrado en Bilbao.

Urkullu confía en

Todas las partes concernidas desde el País Vasco en la búsqueda de soluciones para el avance del proceso de paz han evitado pronunciarse sobre esta visita, que no ha despertado expectación alguna, condicionada por la falta de expectativas.

Mientras, desde el Gobierno vasco, el lehendakari, Iñigo Urkullu, busca nuevas vertientes que le permitan dinamizar la proyección de su Plan de Paz y Convivencia, todavía sin el reconocimiento y la acogida que se pretendía en su elaboración.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

En este contexto se incluye el encuentro que Urkullu, junto al secretario general de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernández mantuvo este martes con una delegación de expertos de Irlanda del Norte en materia de pacificación. El lehendakari apuesta por el intercambio de experiencias y la colaboración en proyectos conjuntos aunque es consciente de que se asiste a realidades “muy diferentes”.

Urkullu ha querido rodear este encuentro en Lehendakaritza de un especial significado con una intervención personal donde partió del reconocimiento de la actual situación sin violencia para abrazar como objetivo “la consolidación de la paz y la convivencia”, además de la apuesta por superar la crisis y conseguir la creación de empleo.

En este contexto, Urkullu se fijó en “las políticas europeas” en cuestiones decisivas como la reinserción y las víctimas. Por ello, destacó la importancia de este tipo de relaciones como refleja el IV Peace Programme, previsto para jueves y viernes en la capital vizcaína.

Itsaso Andueza, presidenta del Consejo del Plan de Paz

Dentro de la ronda de contactos que este grupo de expertos norirlandeses van a mantener en Euskadi se incluye la jornada de trabajo en la ikastola vizcaína de Lauxeta. Este centro cuenta con un Plan de Convivencia desde el curso 1993-94 con el objetivo de desarrollar en los alumnos valores y conductas favorables a la convivencia y a la paz Lauaxeta participa también en el proyecto Adi-Adian de la secretaría de Paz y Convivencia.

A su vez, el Gobierno vasco nombró a Itsaso Andueza presidenta del Consejo Consultivo de Paz y Convivencia. Su elección, según dijo Josu Erkoreka, expresa la confianza en la contribución de su generación al logro de la convivencia en Euskadi. Esta guipuzcoana de 29 años, licenciada en Magisterio por la UPV-EHU y la Universidad de Sevilla, dirige el Consejo de la Juventud de Euskadi desde el pasado año.

El Consejo Consultivo de Paz y Convivencia está encargado de establecer un cauce de participación a las entidades sociales involucradas en esta materia, además de servir de vía de coordinación entre instituciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_