La dirección de ICV convoca una ejecutiva para calmar a los críticos

El sector independentista dice que no se había cerrado la puerta a votar en el nuevo 9-N

Los líderes de ICV-EUiA, Joan Herrera, Joan Mena (c) y Dolors Camats a la salida del almuerzo que mantuvieron ayer con Esquerra.
Los líderes de ICV-EUiA, Joan Herrera, Joan Mena (c) y Dolors Camats a la salida del almuerzo que mantuvieron ayer con Esquerra.MARTA PÉREZ (EFE)

La dirección de Iniciativa per Catalunya ha convocado para mañana un comité extraordinario para calmar al sector independentista del partido después de que Joan Herrera anunciara que no piensa participar en la votación del nuevo 9-N porque considera que es un sucedáneo de consulta y solo responde a la estrategia electoral de Artur Mas. La decisión provocó que el diputado Jaume Bosch pidiera una reunión con la cúpula que desencadenó en la convocatoria de la ejecutiva.Herrera afirmó que el consejo nacional aprobó hace una semana por 150 votos a favor y cuatro abstenciones no avalar el plan de Mas. Pero otros miembros de consejo aseguran que que no presentó un informe escrito y que de su explicación no se dedujo que la formación rechazara votar en el nuevo 9-N ni que se dedicaría a desprestigiar la convocatoria.

Más información
“No iré a votar el 9-N. La propuesta de Mas no es honesta con la ciudadanía”
Iniciativa evita posicionarse sobre si quiere o no la independencia
Sectores de ICV a favor del 9-N piden una reunión con Herrera

La reunión se ha convocado para afrontar esas diferencias que fueron fueron ayer minimizadas por los diputados Joan Coscubiela y Josep Vendrell. Los dos defendieron la postura del partido y tacharon de “mezquindad” que el portavoz del Gobierno, Francesc Homs, alineara a Herrera con el PP y Ciutadans. Muy enojado, Coscubiela acusó de “dominicos” a quienes critican a Iniciativa por decir que no votará en el nuevo 9-N. “¿Votar el día 9? ¿No se había desconvocado la votación ¿Estamos en un país serio o no? ¿Es gato o liebre?", se preguntó Coscubiela, que recordó que el 95% de los miembros del Consejo nacional avalaron la postura de la dirección añadiendo que defienden una movilización en un "marco unitario" donde se exprese el derecho a decidir siempre que no se camufle con una consulta.

Pero la postura de la dirección ya ha tenido consecuencias. La edil de Sabadell Carme García, con 40 años de militancia -se afilió a los 17 al PSUC- , decidió darse de baja del partido. La edil defiende la independencia como una “oportunidad” para Cataluña. Pero, más allá de ello, atribuye su marcha al déficit democrático de la dirección y a que esta ha “secuestrado” el debate sobre la cuestión nacional al posponerlo desde 2012.A través de una carta, García, que renunciará a su cargo en el Consistorio, lamenta que Iniciativa se haya alejado de los principios del "catalanismo popular" y de la herencia del PSUC y de Nacionalistes d'Esquerres.

Eduard Baches, alcaldable por Lleida, anunció que acudirá a votar. “A falta de pan, buenas son tortas”, dijo en alusión al nuevo 9-N. “No entiendo mi función como alcaldable sin ir lado de la ciudadanía. El 9-N debemos llenar las urnas y cada voto deber ser un acto de desobediencia contra el PP, PSOE y el Constitucional”.

Mientras, Esquerra Unida i Alternativa aprobó en su consejo nacional una resolución en favor de participar en todas las movilizaciones del 9-N. EUiA acusa también a Mas de jugar a la confusión pero no rechazar ir a votar. El diputado de EUiA David Companyon, que estuvo en el acto del domingo de la ANC, lo hará con la papeleta del sí-sí. El grupo parlamentario ecosocialista tiene 13 diputados y cuatro firmaron un manifiesto a favor del sí-sí: son Companyon y Albert Bosch, Sara Vilà y Laura Massana, los tres últimos, de Iniciativa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS