Esquerra e Iniciativa piden ir ya a las urnas

Los partidos de izquierda intentan recomponer la unidad sobre el 9-N

La Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, las entidades catalizadoras del independentismo, exigieron el pasado domingo a los partidos soberanistas que recompusieran su unidad y solo un día después las formaciones de la izquierda soberanista visualizaron su deseo de llegar a acuerdos. Esquerra e Iniciativa (ICV-EUiA) coincidieron ayer en reclamar a Artur Mas elecciones anticipadas, pero paralelamente sondearon la posibilidad de intentar “dignificar” las condiciones del proceso de participación alternativo ideado por el presidente catalán para el próximo 9 de noviembre.

La cohesión independentista se rompió hace una semana cuando Mas anunció que renunciaba a la consulta tal y como estaba concebida e impulsó un proceso de participación alternativo. Ninguno de los socios asumió su propuesta: Esquerra y la CUP reprocharon a Mas que no haya desobedecido al Tribunal Constitucional e Iniciativa y EUiA, que haya promovido un sucedáneo que provocará confusión entre los ciudadanos porque solo es una movilización y no una votación.

ERC e ICV intentan consensuar propuestas para dignificar la consulta alternativa

El intento del Gobierno catalán de cerrar un pacto con la CUP para atraer posteriormente a ERC acabó por molestar, y mucho, a la formación de Oriol Junqueras. Los republicanos entienden que la votación del 9 de noviembre ya no tiene nada que ver con la que se ideó en un principio y creen que la única forma de medir el independentismo y proceder a una eventual declaración de independencia son unas elecciones en las que el soberanismo exprese toda su fuerza.

Pero ERC tampoco quiere aparecer como un problema para tan reivindicada “unidad”. Por esta razón, Oriol Junqueras almorzó con la cúpula de Iniciativa-Esquerra Unida para plantear un acuerdo alternativo al Gobierno de CiU. Tras dos horas de reunión en el Parlament, lograron un acuerdo y devolvieron la pelota al Ejecutivo de Mas: convocar elecciones y “dignificar” la consulta en base a la propuesta que había planteado la CUP por la mañana una. Junqueras hizo especial hincapié en la necesidad de desobedecer al Tribunal Constitucional.

El acuerdo para mejorar las condiciones del nuevo 9-N estaba pendiente anoche de que la CUP lo refrendara. En un comunicado, se mostró preocupada y decepcionada por el clima preelectoral y el uso partidista que considera que se está haciendo de la consulta y pidió que las 11 condiciones que exige para garantizarla no se utilicen como “arma arrojadiza” entre partidos, informa Europa Press. A su juicio, esos once requisitos “debían ser parte de la solución, y no un arma en la disputa partidista”, por lo que ha asegurado que no contribuirá a alimentar este clima. La CUP asevera que seguirá trabajando por el compromiso de celebrar la consulta con las máximas garantías posibles, y que, según ha dicho, forzosamente se ubican entre las suspensiones del Estado, las renuncias del Gobierno y las limitaciones de los partidos proconsulta: "Cada uno sabe a día de hoy qué responsabilidades tiene sobre el 9-N”.

 

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50