Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Justicia da el régimen abierto a un condenado por el ‘caso Pallerols’

La Audiencia encarceló a Vicenç Gavaldà, exsecretario de organización de Unió, para que cumpliera siete meses de cárcel y a los 45 días ya estaba fuera

Vicenç Gavaldà, exsecretario de organización de Unió.
Vicenç Gavaldà, exsecretario de organización de Unió.

El Departamento de Justicia de la Generalitat no ha hecho mucho caso a lo que ordenó en su día la Audiencia de Barcelona y en un mes y medio concedió el régimen abierto a uno de los tres condenados por el caso Pallerols, de financiación irregular de Unió Democràtica.

Se trata de Vicenç Gavaldà, que fue secretario de organización del partido democristiano y que el pasado 8 de mayo ingresó en la prisión de Brians 1 para cumplir una pena de siete meses de cárcel. Apenas un mes después, el viernes 13 de junio, Gavaldà ya salió en libertad para disfrutar de un permiso de fin de semana. Y el 20 de junio logró otro permiso de cinco días.

Regresó a la cárcel el 25 de junio, pero no a la de Brians 1, sino al centro abierto de la Modelo de Barcelona, para disfrutar ya del tercer grado penitenciario. Desde ese día Gavaldà pasa el día en libertad y solo acude a prisión a dormir, de lunes a jueves.

Pese a la condena mínima de siete meses por el desvío de subvenciones procedentes de los cursos de formación de parados, la Sección Segunda de la Audiencia de Barcelona denegó la suspensión de la pena a Gavaldà y al empresario Fidel Pallerols con el fin de “intimidar a todos aquellos ciudadanos / políticos que pudieran sentirse tentados” por la corrupción y para que “interioricen la necesidad” de ajustar su actuación a los criterios de la ética política”.

La sentencia relataba que Unió se financió de forma irregular con esas subvenciones procedentes de la Unión Europea y que el desvío de fondos ascendió a 388.484 euros. La mitad sirvió para comprar mobiliario de las sedes del partido y el resto para pagar nóminas de militantes que figuraban como empleados de las academias de formación de Pallerols sin trabajar en ellas.

Los jueces razonaron que Gavaldà y Pallerols debían ir a la cárcel porque lo contrario equivaldría a una “cuasi unanimidad” de “políticos y poderosos” que “sucumbieron a las ventajas que proporciona el ejercicio del poder”. También razonaron la orden de prisión debía servir de “cortapisa” a la corrupción y que sería “obsceno” que la justicia mirase para otro lado.

Gavaldà y Pallerols reclamaron el indulto, pero el Gobierno lo denegó. Lo mismo le ocurrió a Lluís Gavaldà, hermano del anterior, aunque la negativa llegó más tarde. La Audiencia de Barcelona también ordenó su encarcelamiento hace un mes para que cumpliera una condena de año y medio. Lluís Gavaldà pidió al tribunal poder realizar trabajos en beneficio de la comunidad, pero el tribunal lo rechazó.

Más información