Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los extranjeros podrán votar el 9-N con solo el carnet de identidad

Las personas con falta de movilidad u hospitalizadas dispondrán de 15 días para acudir a las urnas

El consejero de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs. Ampliar foto
El consejero de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs. EFE

Los extranjeros podrán votar en la consulta del 9 de noviembre con el único requisito de que muestren el número de identidad de extranjero (NIE) y figure que residen en Cataluña. En el caso de los ciudadanos comunitarios se aplicará la misma exigencia para que acrediten su identidad a través del pasaporte o de otro documento oficial.

En el redactado de la ley de consultas que suspendió el Tribunal Constitucional se establecía que los extranjeros comunitarios podían votar si acreditaban un año de residencia continuada en Cataluña, mientras que al resto de extranjeros se les exigía tres años. En ambos casos, tenían que inscribirse previamente en un registro de participación que creaba la Generalitat. Los catalanes residentes en el resto de España tampoco podían votar anteriormente, pero ahora podrán hacerlo si están en Cataluña el 9-N y en su DNI figura la vecindad catalana.

La consulta alternativa que anunció el pasado martes Artur Mas prevé la movilización de unos 20.000 voluntarios, pues la Generalitat pretende dejar al margen a los funcionarios, a no ser que estos decidan inscribirse como cualquier otro ciudadano. Para captar ese personal, el Gobierno catalán lanzó en la tarde de ayer un vídeo institucional en el que se dice: “el 9 de noviembre podrás participar y votar. Ahora necesitamos voluntarios” y se facilita el teléfono de información de la Generalitat, el 012. El vídeo se inicia de la misma forma que la campaña original que retiró la Generalitat tras la suspensión.

Las inscripciones en ese registro de voluntarios se podrán realizar a partir de las 14.00 horas de este viernes, según se anuncia en la web de la Generalitat. Los voluntarios se destinarán básicamente a configurar las mesas de la consulta, compuesta cada una por un presidente y dos gestores designados por sorteo de entre la lista que se elabore. La Generalitat prevé sacar seis mil urnas el día de la consulta, que se instalarán en unos 700 locales, principalmente institutos públicos dependientes. En la previsión anterior, el Gobierno catalán tenía previsto habilitar 2.718 locales electorales.

Por otra parte, el consejero de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs, anunció este miércoles que se dará un margen de 15 días después del 9-N  a aquellos catalanes que en esa fecha no puedan acudir a los colegios electorales por problemas de movilidad o estar hospitalizados. La nueva consulta convocada por Mas no prevé el voto anticipado, a diferencia de lo que ocurría en la ley de consultas suspendida. El resultado de la votación del 9-N se conocerá al día siguiente, como avanzó Mas, pero se tratará de unas cifras provisionales hasta que finalice el recuento posterior a los 15 días, cuando se proporcionará el recuento “definitivo”, explicó Homs.