Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos detectan 814 árboles con posible peligro de caída en el parque

El Ayuntamiento ha talado 187 ejemplares y ha sometido 108 a un examen urgente

Bomberos del Ayuntamiento apean la rama caída en el Retiro. Ampliar foto
Bomberos del Ayuntamiento apean la rama caída en el Retiro.

Tres meses exactos de trabajo han permitido a la comisión de expertos creada y pilotada por el Ayuntamiento de Madrid (PP) con el fin de evaluar el peligro que entrañan los árboles de El Retiro para elaborar una lista de 814 ejemplares sospechosos, a los que se someterá a un examen a fondo para descartar que supongan un riesgo para los paseantes.

De confirmarse ese riesgo, serán talados, como lo han sido ya por su peligrosidad 187 ejemplares en lo que va de año (otros 534 han sido podados), “un poquito más que en otros años”. Dentro de ese listado de 814 árboles sospechosos, hay 108 que han sido sometidos a una inspección más urgente por compartir las mismas características que algunos de los caídos en los últimos meses en el parque. Para ello, se ha traído de Reino Unido un radar diseñado para analizar el interior de los árboles y determinar si están huecos o podridos.

Los ‘sospechosos’

  •  La comisión municipal de expertos lleva tres meses trabajando. Se constituyó el 14 de julio, tras la muerte de un hombre aplastado en junio en el parque de El Retiro por la rama de una falsa acacia.
  • Ha diseñado los factores de riesgo (especie, edad, copa, raíces, ubicación...) para identificar los árboles que pueden ser peligrosos, tanto en el parque como en la calle.
  • Hay 814 ejemplares en El Retiro “sospechosos” de entrañar peligro para los paseantes. De ellos, 108 han sido sometidos a un examen urgente con radar por ser similares a otros ya caídos.
  • En lo que va de año se han talado 187 árboles y se han podado 534 para evitar riesgos, una cantidad “un poquito mayor” que otros años, según los expertos.

Los trabajos de este comité de expertos, cuyas conclusiones se conocerán a finales de noviembre, no sólo conducirán al derribo de los ejemplares que entrañen riesgos en El Retiro (lo que no significa que otros no puedan provocar incidentes “porque la Naturaleza es así”). Además, servirán para identificar otros peligrosos en el resto de Madrid, entre el arbolado de alineación de las calles, puesto que los jardineros aplicarán los parámetros de detección de riesgos y de cuidados diseñados por estos expertos. Apenas unos minutos antes de la presentación de los resultados de los trabajos de la comisión, se derrumbó un pino a unos metros de distancia, en El Retiro.

La comisión se constituyó el 14 de julio, tras la muerte el 21 de junio de un hombre aplastado por la rama de una falsa acacia y de varios incidentes similares pero sin víctimas en El Retiro. El 8 de septiembre falleció otro hombre, derribado por la rama de un olmo cuando paseaba por una calle del distrito de Villa de Vallecas. Las caídas de ramas o árboles enteros han sido prácticamente diarios en los últimos meses; la alarma social ha disparado los avisos a los servicios municipales y la difusión de los incidentes entre la ciudadanía. El Ayuntamiento afirmó en julio que las intervenciones de emergencia afectaban este año sólo al 0,0006% del arbolado, es decir, seis cada 10.000 ejemplares; contando con que la ciudad tiene unos 300.000 árboles de alineación, saldría prácticamente a incidente diario.

Sin embargo, la víctima de junio fue la primera desde el año 2000. La alarma social condujo a la creación de la comisión, de cuyo trabajo rindió cuenta esta tarde el decano del Colegio de Ingenieros de Montes, Carlos del Álamo; el catedrático de la Escuela de Ingenieros de Montes de la Politécnica, Antonio Prieto; el subdirector municipal de Parques, Santiago Soria; el profesor de Patología Forestal José Antonio Sainz de Omeñaca; el jefe de Jardines de Patrimonio Nacional, Ángel Muñoz; y la directora municipal de Zonas Verdes, Marta Alonso.

Los expertos han “escogido los parámetros para determinar el umbral de riesgo” de un árbol (según su especie, edad, diámetro, copa, raíces, ubicación, etcétera). De la aplicación de este protocolo ha salido la lista de 814 ejemplares sospechosos, a los que se someterá a pruebas de radar sónico y eléctrico para examinar su interior (por si está hueco o podrido).

Los expertos aseguran que entre esos 814 “no hay ninguno claramente peligroso” porque, en ese caso, se quitaría de inmediato. “Sólo sospechamos que hay peligro”, puntualizan. Dicen no saber por qué se producen las caídas: “Es cómo preguntar por qué se muere la gente, no se puede plantear en genérico”. Y niegan que sea necesario marcar los árboles sospechosos para que los ciudadanos los identifiquen en el parque, porque eso “levantaría alarma”. Eso sí, en caso de que se detecte una zona peligrosa al terminar el estudio, “se actuará”.

Respecto a la posible incidencia del descenso de jardineros al cuidado de los árboles en el último año, los expertos niegan que eso afecte a El Retiro. Y no entran a valorar si, como demuestran las cifras de plantilla de las empresas privadas al cargo, sí pasa en el resto de la ciudad. Y dan una recomendación final a la ciudadanía: “Si me echo en una pradera y el árbol está muy inclinado o tiene oquedades, por sentido común me voy y doy aviso de ello”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram