Arturo Fernández gana tiempo al frente de la CEIM

El empresario hostelero no aclara cuándo dejará la presidencia de la patronal madrileña y la vicepresidencia de la CEOE por el escándalo de las tarjetas de Caja Madrid

Arturo Fernández, presidente de la CEIM desde 2007, dejará el cargo en el futuro y, por extensión, abandonará "automáticamente" la vicepresidencia de la CEOE, donde es el segundo de Juan Rosell. El patrón de patronos no dio una fecha exacta para su salida de la CEIM. A lo que no parece renunciar es a la presidencia de la Cámara de Comercio, que también encabeza.

Fernández se ha reunido esta mañana con los vicepresidentes de la CEIM, a quienes trasladó que dejará la presidencia tras el escándalo de las tarjetas black de Caja Madrid. El empresario hostelero gastó 37.300 euros. De ellos, 10.500 fueron facturas a sus restaurantes. Es decir, que empleó la visa opaca para pagarse a sí mismo. La semana pasada Fernández ya convocó de urgencia a los vicepresidentes de la confederación y al Comité Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Madrid. También asistió como invitado Rosell.

El pasado marzo la patronal madrileña eligió a su presidente en los primeros comicios con dos candidatos en sus 36 años de historia. La imputación de Fernández en el caso Bankia no impidió que obtuviera el 62,5% de votos frente al 35% de Hilario Alfaro, el empresario textil que cuestionó su ejemplaridad tras las denuncias de empleados de pagos en negro y su “excesiva” dependencia del Partido Popular (en la Comunidad se le conoce como el noveno consejero). Fernández se comprometió entonces a reparar los “rasguños en la carrocería” de la CEIM. Siete meses después, tiene más pasado que futuro al frente de la patronal madrileña. Aunque de momento siga a los mandos de la CEIM. Y como presidente de la Cámara de Comercio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS