Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cotino deja las Cortes Valencianas acechado por la corrupción

El avance del sumario Gürtel sobre la visita del Papa y las conversaciones del caso Brugal precipitan la marcha del presidente de la Cámara valenciana antes de acabar la legislatura

El expresidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino, muestra el documento de su renuncia. ATLAS

Ni la primera ni la segunda autoridad valencianas han acabado la legislatura. Si Francisco Camps dejó la presidencia de la Generalitat en julio de 2011, acuciado por el caso Gürtel solo tres meses después de ganar las elecciones con mayoría absoluta, su mentor Juan Cotino lo hizo ayer, a siete meses de las próximas elecciones, apurado por su relación con varios escándalos de corrupción. Ni Camps fue condenado en el juicio de los trajes regalados por la trama, ni Cotino está hoy por hoy imputado, pero ambos son ya historia en la política valenciana, aunque el primero aún es diputado..

Tras haberla anunciado hace meses, Cotino presentó la renuncia a su acta de diputado a mediodía de este lunes. Su dimisión, que cierra una dilatada carrera política en el PP (ha sido concejal, director general de la Policía y consejero en varias carteras), se produce en un momento en el que no cuenta con el apoyo de la dirección regional, que preside Alberto Fabra.

La publicación este verano de unas conversaciones del caso Brugal entre su sobrino Vicente Cotino y el empresario alicantino Enrique Ortiz, en el que aparecía como un mediador cualificado para desbloquear contratos con la Administración, y el avance del sumario judicial que investiga los suculentos negocios de la trama Gürtel en la visita del Papa a Valencia en 2006, han terminado por precipitar una decisión que era inevitable, aunque el ya expresidente del Parlamento la ha justificado como una jubilación. "Creo que ha llegado el momento de volver a trabajar en el campo antes de mi edad de jubilación", escribió en su carta de dimisión. Cotino ya dijo meses atrás que pensaba dedicarse a cultivar caquis en la explotación familiar. En la misiva, el ya expresidente de las Cortes pide "perdón de todo corazón" por las decisiones equivocadas que haya podido adoptar.

Cotino que lleva más de una semana despidiéndose y que el miércoles anunció su decisión en el Comité Ejecutivo Regional del PP en un largo discurso con agradecimientos a Camps y Rita Barberá, pero sin mencionar a Alberto Fabra, se despidió de los funcionarios antes de entrar a su última reunión de la Mesa de las Cortes.

El propio Gobierno valenciano le instó hace meses a presentar su renuncia. La junta directiva del PP valenciano propuso ayer a Alejandro Font de Mora, actual vicepresidente de las Cortes, como sustituto de Cotino. La vacante de Font de Mora la ocupará Rafael Maluenda, viceportavoz del Grupo Popular, un diputado que lleva en la Cámara autonómica desde 1983. Los cambios se harán efectivos en el pleno de mañana, en cuyo orden del día se incluirá la elección del nuevo presidente y, “en su caso” de otros cargos, como el de vicepresidente.

“En cuerpo y alma”

A. B.

“Es un hombre que se ha entregado siempre en cuerpo y alma. El hecho de no estar casado y no tener hijos se lo permitió más, como a otros nos pasa también”. La reacción de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, de cuyo equipo fue concejal a principios de los años noventa Juan Cotino, cuando también lo era Francisco Camps, se erigió casi como la única decididamente a favor del dimisionario, cuya decisión comentaron con mucho menos entusiasmo otros dirigentes del PP valenciano. Barberá añadió que es su amigo y “una buena persona”.

Para el secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, la dimisión de Cotino es “una enmienda a todo lo que ha hecho el PP en la Comunidad Valenciana”. Según el líder del PSPV-PSOE, “está claro que el presidente de las Cortes ha participado em las grandes operaciones de financiación irregular del PP y también en el descrédito de RTVV con la visita del Papa, entre otros grandes temas”. Tras resaltar que el dimisionario formaba parte del “núcleo dirigente de lo que ha sido el PP en la Comunidad Valenciana”, Puig añadió que “no es solo la dimisión de Cotino, sino que es todo el PP el que está dimitiendo”.

Para la coordinadora y portavoz parlamentaria de Esquerra Unida del País Valencià (EUPV), Marga Sanz, la dimisión de Cotino como presidente de las Cortes “llega muy tarde, cuando la credibilidad de la institución estaba más que cuestionada por la propia figura que la presidía”. La diputada de EUPV consideró que Cotino le ha ganado el pulso claramente a Alberto Fabra, en términos de las tensiones internas en el PP. “Lo que esperamos”, añadió, “es que la justicia llegue hasta el final en todos los casos en los que Juan Cotino está por medio, y queden claras las responsabilidades”.

Más información