Órgano, vermú y música de Bach

El Auditorio Nacional abre un ciclo de conciertos durante 10 sábados

La música inmortal y casi alquímica de Bach, 10 de los mejores organistas del mundo, un aperitivo bañado con vermú y la visión de la música del genio alemán por grupos de jazz para amenizar la degustación. Ese es el plan que nos ofrece el Auditorio Nacional para las mañanas de los sábados, un combinado de la mejor música con una forma diferente de tomar el aperitivo en una de las mejores salas de España.

Con motivo del cuarto de siglo que cumple el fastuoso órgano de la Sala Sinfónica, qué mejor que la música de Bach para el instrumento durante 10 sábados del año, por los que pasarán las manos privilegiadas de organistas como Daniel Oyarzábal, Lorenzo Ghielmi, Ton Koopman o Michel Bouvard, que abre el ciclo este mismo sábado. Cuando acabe el ciclo la temporada que viene —es un proyecto con dos años de duración—, habrá sonado entre las paredes del coliseo de Príncipe de Vergara la integral de la obra para este instrumento del compositor alemán.

Bach Vermut

Este sábado en el Auditorio Nacional a las 12.30 (apertura de la zona de degustación a las 11.30). Entradas: 5 euros. 3 euros para menores de 26 años.

Los conciertos arrancarán a las 12.30 y se retransmitirán por pantallas en el interior de la sala para que se aprecien todos los detalles —el organista se sienta de espaldas al público—. Tras esto, serán los músicos de jazz los que cada sábado den el contrapunto a la visión rigurosa del interior de la sala. Durante el aperitivo, diferentes conjuntos de jazz tocarán piezas del compositor con una visión más libre. Una buena oportunidad para abrirse a la mejor música del Barroco, conocer uno de los instrumentos más complejos que existen y disfrutar de un aperitivo en el recibidor del Auditorio Nacional.

Vídeo de presentación del ciclo Bach Vermut.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS