Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LITERATURA

La casa del cómic

La Diputación de Gipuzkoa inaugura oficialmente Komikigunea, con un fondo compuesto por más de 30.000 documentos

Archivo de Komikigunea, el espacio impulsado por la Diputación de Gipuzkoa, sobre cómics.
Archivo de Komikigunea, el espacio impulsado por la Diputación de Gipuzkoa, sobre cómics.

Komikigunea es un espacio concebido para atesorar la historia del cómic vasco, también la de cualquier otra historieta. Un proyecto que comenzó a concebirse en 2004, después de que la Diputación de Gipuzkoa adquiriese la colección de Luis Gasca, especialista en cómics, propulsor y colaborador de publicaciones sobre la materia, como Cuto o Bang!, y director del Zinemaldia en los años 70.

Komikigunea, inaugurado oficialmente esta mañana por la diputada de Cultura, Ikerne Badiola, y la directora de Cultura de la institución, Garazi López de Etxezarreta, cuenta con un fondo compuesto por más de 30.000 documentos entre ejemplares, ilustraciones, fanzines, películas y cualquier otro objeto relacionado con los tebeos.

El centro ya ha catalogado 13.000 de los documentos que posee, todos accesibles a especialistas o aficionados previa solicitud. Los ejemplares, datados entre principios del siglo XX y hasta el año 2000, sólo podrán consultarse en Komikigunea, que también albergará todo tipo de actividades relacionadas con los cómics. De hecho, aunque el centro haya sido inaugurado hoy, el año pasado recibido más de 400 consultas.

El espacio también cuenta con los fondos del pintor catalán Pere Olivé, quien donó a la Diputación más de 3.000 ejemplares y algunos dibujos originales, así como otros documentos que en su día pertenecieron al pintor vasco Rotu Astrain y de revistas de cómics cedidas por el investigador Díaz de Guereñu. Otro de sus mecenas es Felipe Maya, vecino de Pasaia, y aficionado a los cómics.

Komikigunea cuenta con la colección de Txistu, un suplemento infantil que empezó a publicar la revista Argia en 1927, además de la serie Poxpolin, editada en los años 30 en euskera, o Pin Pan. Los fondos vascos se completan con ejemplares de Napartheid, Ipurbeltz, Habekomik o Ehun Kilo.