Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cafés, cines y sidrerías

Alexandra Jiménez estrena varias películas en los próximos meses como 'Anacleto'

La actriz Alexandra Jiménez en el bar de Lavapiés Como vaca sin cencerro.
La actriz Alexandra Jiménez en el bar de Lavapiés Como vaca sin cencerro.

1. Ouh... Babbo! Para mi gusto es el mejor restaurante italiano de Madrid. La comida es increíble y la atención inmejorable. Los jueves por la noche hay serenata italiana. Bruno y Trini, sus dueños, cantan y bailan clásicos italianos y te garantizan una cena inolvidable. Su ubicación, cerca del Palacio Real, también es fantástica (Calle de los Caños del Peral, 2).

Vida después de los Serrano

Aunque su filmografía no pare de crecer, seis años después del final de Los Serrano, mucha gente sigue identificando a Alexandra Jiménez (Zaragoza, 1980) con África. En los próximos meses estrena Anacleto, Los miércoles no existen, Requisitos para ser una persona normal y Embarazos.


2. Café del Real. Una de las cafeterías más acogedoras de la ciudad. Lugar de reunión de artistas desde que se fundó hace más de 30 años. Su atmósfera familiar y hogareña es perfecta para ir a desayunar, a merendar, para tomar una copa por la noche... Tienen la tarta de zanahoria más rica del mundo. Por supuesto, jamás te cuentan el secreto. Yo por si acaso sigo intentándolo... (Plaza de Isabel II, 2).

3. Restaurante Himalaya. Restaurante indo-pakistaní al que necesito ir cada poco tiempo por pura adicción. De vez en cuando descubro alguno que otro nuevo. Pero no, ninguno supera al Himalaya. Altamente recomendable (Costanilla de los Ángeles, 18).

4. Las Bravas. Un clásico. De los primeros sitios a los que fui nada más llegar a Madrid por sugerencia paterna. Tienen tres locales en la misma zona. Así que si vas a uno y está a reventar, algo que suele pasar, puedes probar en los otros dos. Su salsa brava, patentada, es todo un misterio. Lo único que supera la ración de patatas bravas es la ración de tortilla de patata brava (Calle de Álvarez Gato, 3; calle de Espoz y Mina, 13; Pasaje de Matheu, 5).

5. Sidrería Donosti. Para darte un homenaje con un buen chuletón. Un lugar excelente donde siempre eres bienvenido y sabes que te irás más feliz de lo que has entrado (Calle de Luisa Fernanda, 21).

6. Café del Rey. Un nuevo local en Príncipe Pío donde puedes desayunar, comer y cenar o simplemente comprar buenos vinos, llevarte pan recién hecho a casa o algún producto gourmet. Buena calidad, buen gusto y buena atención. Un lujo tenerlo cerca... (Paseo del Rey, 22).

7. Heladería Tutti-Frutti. No es cool, no está de moda y no lo pretende. Tampoco lo necesita. Elaboran sus propios helados desde el año 1949. En invierno trabajan sobre nuevos sabores para darnos la alegría de probarlos en cuanto empieza el buen tiempo (Cuesta de San Vicente, 22).

8. Cines Renoir, Golem y Princesa. El triángulo de los cines en versión original. Voy prácticamente todas las semanas. No imagino Madrid sin ellos. Si vas con tiempo siempre puedes dejarte caer por la librería Ocho y Medio —en Martín de Los Heros, 11— otro lugar emblemático para todos los aficionados al Séptimo Arte, donde pasar una tarde perfecta buscando libros o tomando algo en su cafetería.

9. La Central. Hablando de librerías, La Central de Callao. Impresionante casa palacio con tres plantas donde perderte un par de horas y aislarte en pleno centro de Madrid (Postigo de San Martín, 8).

10. Alberto Cerdán. Uno de los mejores peluqueros de este país y una persona excepcional. Está rodeado de un gran equipo de profesionales capaces de realizar cualquier cambio que les pidas. Solo ahí he conseguido pasar de ser morena a rubia con el pelo sano y salvo. Es el mejor, sin duda (Calle de Ortega y Gasset, 21).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram