Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Superlópez alza el vuelo

Los guionistas de '8 apellidos vascos', ultiman el guión de la versión cinematográfica del héroe, que dirigirá Javier Ruíz Caldera

"Jan", Juan López Fernández, creador de SuperLópez, en el Salón del Cómic de Barcelona, en una imagen de archivo
"Jan", Juan López Fernández, creador de SuperLópez, en el Salón del Cómic de Barcelona, en una imagen de archivo

Entre tanta película de terror, gore, thriller psicológico y drama fantástico, balsámica ha resultado este jueves la visita que hicieron al Festival de Cine de Sitges algunas de las estrellas de la factoría Bruguera. Las anunciadas oficialmente –Mortadelo, Filemón y Anacleto- y la que se llevó todos los elogios y aplausos, Superlópez. Zeta Cinema aprovechó el pase de las primeras imágenes de sus dos últimas producciones, Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo y Anacleto, agente secreto, para anunciar su proyecto estrella del año próximo: la primera versión cinematográfica que se hará de Superlópez, creado en 1973 por Juan López Fernández, Jan y considerado como el último éxito de la editorial Bruguera. La dirección correrá a cargo de Javier Ruíz Caldera y el guión, ¡sorpresa!, lo ultiman Borja Cobeaga y Diego San José, los aclamados guionistas de 8 apellidos vascos. “Hacer esta película”, reconoció Cobeaga, “es acabar con la deuda que tenemos con uno de los más grandes personajes del cómic español”. Poca cosa más trascendió de un secreto, hasta ese momento, muy bien guardado. “Llevamos ya un año trabajando en la historia”, reveló San José, “con un protagonista que consigue ser cutrón en sus dos identidades, la de héroe y la de ciudadano”.

Los directores Borja Cobeaga y Javier Ruiz Caldera y el guionista y actor Diego San José, posan en Sitges tras anunciar que llevarán a la gran pantalla Superlópez. ampliar foto
Los directores Borja Cobeaga y Javier Ruiz Caldera y el guionista y actor Diego San José, posan en Sitges tras anunciar que llevarán a la gran pantalla Superlópez.

Las primeras imágenes que se proyectaron ayer en el Auditori de Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo y Anacleto, agente secreto provocaron la hilaridad de un público más acostumbrado al susto. La última aventura protagonizada por la pareja de encantadores e inútiles agentes de la TIA -agencia de incierto cometido, escasa actividad y esperpéntico proceder- la dirige Javier Fesser (Madrid, 1964). A diferencia de su anterior incursión en el planeta Ibáñez, La gran aventura de Mortadelo y Filemón, se trata de un filme de animación en 3D rodado con última tecnología, inédita en España. “Son dos películas que no tienen nada que ver”, señaló Fesser. “Sin duda”, reconoció, “es un material que necesita poca explicación, nadie te pregunta de qué trata la película”. Una historia dirigida, en su opinión, “a todos los seres humanos que quieran desdramatizar la vida y reírse, claro, de las desgracias ajenas”. Según el director de Camino, “hemos sido absolutamente fieles al original, traduciendo a la animación el tebeo”. ¿Y qué opina su creador? “Ibáñez la ha visto hoy [ayer para el lector], se ha reído mucho y la ha definido de ‘bestial e imponente’”, confesó satisfecho Fesser. El filme, en el que han trabajado durante cuatro años cerca de 150 profesionales, se estrena en España el próximo 28 de noviembre.

Con su sempiterno mechón descansando, ingrávido, sobre el flequillo y un cigarrillo tatuado en la comisura de los labios. De esta guisa se dejó ver ayer en Sitges, por pocos minutos, Anacleto, agente secreto. Enfundado en su impecable traje negro, camisa blanca y pajarita negra, el personaje creado por Manuel Vázquez Gallego es el protagonista de la última película de Javier Ruíz Caldera. Todavía en fase de montaje y protagonizada por Imanol Arias, Quim Gutiérrez y Berto Romero, esta cinta es también la primera versión cinematográfica del espía nacido en los años 60 para parodiar a sus colegas de profesión. En el filme, explicó su director, “acción y comedia se dan la mano”. El hecho de llevar más de 30 años desaparecido de los quioscos han llevado a Ruíz Caldera “a imaginar su evolución”. El resultado, un Anacleto más crepuscular: “Hemos tenido que inventarnos”, explico, “lo que le ha pasado durante estos años: ha sido padre, ha envejecido, ha pasado por la misma crisis que nosotros...”.