Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La renuncia de la ‘número dos’ deja a la cúpula del PP fuera del Parlamento

López Gabarro opta por seguir como alcaldesa de Valverde y dejará su escaño

Juan Manuel Moreno y Dolores López Gabarro, el pasado mayo. Ampliar foto
Juan Manuel Moreno y Dolores López Gabarro, el pasado mayo.

Ni el uno ni el dos ni el tres. Los tres principales cargos orgánicos del PP andaluz van a estar a partir de ahora ausentes del Parlamento autónomo, una situación anómala que obligará a aumentar la coordinación entre la dirección regional del partido y la del grupo parlamentario. Tras más de una semana de titubeos, la secretaria general de los populares, Dolores López Gabarro, ha resuelto el dilema que tenía desde que el Tribunal Constitucional avaló la ley electoral de Andalucía que declaró incompatible ser diputado autónomo y alcalde.

López Gabarro ha optado por seguir como alcaldesa de Valverde del Camino (Huelva), un municipio de apenas 13.000 habitantes que históricamente ha sido un feudo del PSOE y en el que consiguió imponerse de forma sorpresiva en las elecciones de 2011.

El anuncio de la renuncia de López Gabarro al escaño lo ha hecho, en una entrevista en Onda Cero, el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla. El líder popular se ha apresurado a restar importancia al hecho de que los tres principales cargos orgánicos del PP (él mismo, López Gabarro y la número tres, Virginia Pérez) estén fuera de la Cámara. En este sentido, Moreno Bonilla ha señalado que el Parlamento “luce lo que luce” y que “fuera de Sevilla apenas tiene relevancia”. No lo ven así otros dirigentes del PP, que consideran que la marcha de López Gabarro de la Cámara es un error y atisban riesgo de descoordinación.

A partir de ahora tendrá más peso aún el portavoz del PP en el Parlamento, Carlos Rojas, quien precisamente fue relevado por López Gabarro en el debate sobre el estado de la comunidad celebrado hace dos semanas. López Gabarro intervino en este debate por decisión de Moreno, quien ya había anunciado que reservaría a su número dos para los debates parlamentarios más relevantes, algo que no volverá a ocurrir en lo que resta de legislatura. La intención de Moreno y López Gabarro es seguir teniendo un control directo de la actividad del grupo parlamentario.

En la decisión de “común acuerdo” que han tomado Moreno Bonilla y López Gabarro ha pesado el hecho de que el PP podría perder el gobierno municipal de Valverde del Camino y la intención de subrayar el compromiso con sus vecinos de la actual alcaldesa, según fuentes populares.

López Gabarro sí seguirá como secretaria general del partido, un puesto a menudo ingrato ya que tiene que dar respuesta a muchas de las presiones y quejas internas que se producen en una organización política tan grande como el PP. La marcha de López Gabarro, que en los últimos siete meses ha intentado hacerse con las riendas de un partido que vivió una crisis de liderazgo tras la marcha de Javier Arenas y la traumática, para algunos, designación de Moreno Bonilla, se produce cuando aún no ha llegado la aclaración que el Gobierno de Mariano Rajoy pidió al Tribunal Constitucional sobre la sentencia que avalaba la reforma de la ley electoral que regulaba la incompatibilidad de parlamentario y alcalde. El Gobierno hizo esta consulta para ganar algo de tiempo, pero lo cierto es que todos sabían que en breve los alcaldes del PP tendrían que decidir cuál era su elección.

Juan Manuel Moreno afirma que la Cámara “fuera de Sevilla apenas tiene relevancia”

Los alcaldes de Sevilla (Juan Ignacio Zoido), Córdoba (José Antonio Nieto) o Huelva (Pedro Rodríguez) se apresuraron a decir de inmediato que seguirían como regidores y que dejarán su escaño en la Cámara autónoma.

La principal duda se concentra ahora en una dirigente histórica del PP: Esperanza Oña, quien es regidora de Fuengirola desde hace casi 20 años. Oña está meditando qué decisión tomar, aunque en alguna ocasión ha comentado que sus preferencias se situarían por continuar como diputada autonómica. En este caso, el PP no está preocupado por el futuro electoral de Fuengirola, donde la marca PP está muy consolidada y, a día de hoy, no entra en sus previsiones perder esta alcaldía pese a que hubiera un cambio en el cartel electoral.

Por la mañana, Carlos Rojas ha afirmado que la decisión sobre el futuro de López Gabarro se tomaría una vez que el partido recibiera la aclaración pedida al alto tribunal. “No hay novedad. Estamos a la espera de recibir la aclaración del Constitucional. Entonces, tomaremos una decisión”, ha señalado Rojas a preguntas de los periodistas, quienes le cuestionaron por la “escasa” aparición en los medios de comunicación de López Gabarro desde que se conoció el fallo.