Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Made in Euskadi

Lujua llama a la industria vasca a tratar de autoabastecerse

El director de Confebask escribe que Euskadi podría valerse de recursos locales en "muchas de las cosas" que importa, para desarrollar "su base productiva y empleo"

Miguel Ángel Lujua en una presentación el pasado julio.
Miguel Ángel Lujua en una presentación el pasado julio.

Una campaña como made in USA, impulsada por el presidente de EEUU, Barack Obama, "para favorecer la relocalización en EE UU de empresas, americanas o no, asentadas en China, así como el aumento de la capacidad productiva e industrial del país". Esa es la referencia que el presidente de la Confederación Empresarial Vasca (Confebask), Miguel Ángel Lujua, propone en una entrada en su blog llamada made in Euskadi para el modelo industrial vasco. "Quizá es hora de que volvamos a preguntarnos si muchas de las cosas que hoy importamos y de las que a menudo se nutren fuera nuestras empresas tractoras podríamos hacerlas nosotros mismos", expresa.

Lujua recuerda que el pasado año el País Vasco importó 15.792 millones de euros en bienes y servicios procedentes del extranjero, frente a los 20.242 millones que importó, para puntualizar que hay un " no desdeñable porcentaje de bienes susceptibles de ser fabricados aquí", que por diversas razones no se encuentran en la industria vasca, pese a que "las empresas vascas lo demanden". Según sus palabras, empujar estas necesidades podría ayudar a la "base productiva, su potencial exportador y el desarrollo y empleo que las actividades procuran".

Aunque se dice "consciente" de las dificultades que supone que los proveedores locales tengan la capacidad de suministrar todos los productos desde el País Vasco, empezando por "cumplir las exigentes normativas de certificación necesarias", apela a que las empresas deberían tener la obligación moral, de trabajar más de cerca con" lo local. Llama, asimismo, alas "administraciones" a facilitar y auspiciar el encuentro y "el trabajo común de tractores y proveedores".

"Que sea difícil, no quiere decir, sin embargo, que no debamos intentarlo", concluye Lujua al augurar que el futuro, "pasadas las burbujas financieras", está en la industria, "en lo palpable y sólido".