El Liceo reporta el Estado nueve millones de euros en ingresos fiscales

Mas asegura que el teatro es "una estructura de ciudad y de país"

Artur Mas en el Liceo de Barcelona
Artur Mas en el Liceo de Barcelona Marta Pérez/EFE

Las administraciones que aportan fondos al Teatro del Liceo de Barcelona recuperan una parte importante por medio de los impuestos fiscales que recaudan con su actividad. De acuerdo con los datos facilitados por el director general del Liceo, Roger Guasch, el teatro generó nueve millones de euros en ingresos fiscales —básicamente IVA— el año pasado, lo que representa la mitad de las subvenciones que recibió de las administraciones, de algo más de 18 millones de euros. La cifra la comentó en la cena que ofreció el teatro el pasado martes a los mecenas, en agradecimiento a su contribución.  Otros indicadores económicos que apuntó fueron el del empleo que genera que, según un estudio económico, se calcula en un millar entre directos e indirectos.

El encuentro sé enmarcada en los actos que ha programado el teatro para celebrar el 15 aniversario de su reapertura tras el incendio que sufrió en enero de 1994. La cena estuvo presidida por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y contó con la asistencia de 180 personas, buena parte de ellas mecenas del Liceo, como el presidente del consejo que los agrupa, Josep Vilarasau, Salvador Alemany (Abertis), Miquel Molins (Banc de Sabadell) y Manuel Brufau (Indra), entre otros. Las aportaciones de los mecenas representan, en este momento, el 14 % de los ingresos del Liceo. Un 39 % más procede de los abonos, taquilla, visitas y alquiler de la sala, y el 45 % restante es el aportado por la Generalitat, Ministerio de Cultura, Ayuntamiento de Barcelona y la Diputación. La aportación de los mecenas tampoco se ha librado de los tiempos de crisis y ha bajado de los 7.3 millones de euros anuales de antes de la crisis económica a los 5.2 millones anuales de los últimos años.

El presidente de la Generalitat recordó el esfuerzo conjunto de la sociedad, los antiguos propietarios y las administraciones para reconstruir el teatro tras el incendio: “No siempre pasa y lo ocurrido con el Liceo es un ejemplo de buen consenso. Hoy el teatro le está dando la vuelta a la crisis que como todos ha sufrido y es una estructura cultural de ciudad y del país”.

Si hace un año el Liceo se encontraba bajo mínimos, económicamente con un déficit de 16 millones de euros y artísticamente con la marcha de Joan Matabosch al Teatro Real de Madrid, este año el panorama no es óptimo , pero las cosas no están tan mal. Económicamente la renegociación de la deuda financiera, una aportación extra de 11 millones de euros de las administraciones y el recorte impuesto a la plantilla -fueron despedidos 22 trabajadores- ha suavizado la situación y artístiscamente el fichaje de Christina Scheppelmann para sustituir a Matabosch ha representado una inyección de moral. El presidente del Liceo, Joaquim Molins, señalaba en la cena del martes que son tiempos nuevos y exigentes: "tenemos que ir hacia un Liceo sostenible porque las cosas han cambiado y las aportaciones de las administraciones ya no volverán a ser lo que eran. La calidad alta no tiene que estar reñida con un presupuesto sostenible".

 

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS