Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

BBVA pronostica un crecimiento de la economía andaluza del 2,1% en 2015

El mercado laboral sufrirá una leve mejoría, pero su recuperación aún es “débil”

Un informe elaborado por BBVA Research pronostica que Andalucía recuperará el crecimiento económico en 2014 (1,5%) y acelerará esa mejoría en 2015, con un incremento del Producto Interior Bruto (PIB) del 2,1%. El dato es muy parecido al que se vaticina para la media del país (2,3%). Ese posible escenario positivo se condiciona a varios factores “indispensables”, entre ellos, continuar con los planes de reformas estructurales y profundizar en los retos “pendientes” del mercado laboral, especialmente la lucha contra el desempleo (disminuir la tasa de paro) y la mejora del capital humano y de la productividad.

Tras cinco años de recesión y una caída acumulada del PIB del 8,4% desde 2008, varias causas sustentarían ese probable retorno al crecimiento. La publicación del servicio de estudios del BBVA, presentada este miércoles en Málaga, lo achaca a cierta recuperación del dinamismo del consumo privado, a la transformación en mayor inversión del ahorro de las empresas y a una política fiscal “menos contractiva” de lo esperado. Las políticas adoptadas por el Banco Central Europeo “deberían” facilitar la reducción de los tipos de interés para familias y empresas, además de incrementar el crédito, especialmente a partir del próximo año.

En 2014, el crecimiento económico de Andalucía dependerá “en buena medida” de su capacidad para recuperar el movimiento que hubo en 2012 en las exportaciones, cuando aumentaron un 6,2%. Esa progresión se ralentizó en 2013 (1,7%) y los datos de la primera mitad de 2014 (periodo que analiza el informe) reflejan una nueva recuperación en términos reales (subida del 4,7%), aunque no nominales (-0,7%) por la caída de precios.

Los alimentos continúan siendo el producto andaluz más solicitado por el exterior y el valor de las exportaciones entre enero y julio superó los 5.200 millones de euros. Andalucía es la comunidad en la que más ha crecido la demanda de alimentos en 2014 y copa el 23,8% de la cuota nacional. Las importaciones crecieron un 7,1% en 2013 tras contraerse un 2,9% el año anterior por la disminución de la demanda interna.

En cuanto al empleo, las cifras del primer semestre del año están en la línea de leve mejoría que se observó en 2013 por la reducción paulatina del deterioro del número de ocupados. El año se cerró con una tasa de paro del 36,2% y 2,5 millones de trabajadores en Andalucía. Entre enero y junio, el número de ocupados aumentó en 46.450 personas, especialmente por los resultados del sector primario. También se contabilizaron 51.650 parados menos, lo que unido a una caída del 0,1% de la población activa, redujo la tasa de paro hasta el 35% en el segundo trimestre del año.

El mercado laboral empieza a reflejar la recuperación de la actividad que se percibe en otros indicadores, aunque aún es “débil” y está “sometida a incertidumbre”, según el informe. La estimación es un posible descenso de entre uno y dos puntos porcentuales de la tasa de desempleo, según Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research.

Para este servicio de estudios, el principal reto de Andalucía es bajar el número de parados y aumentar la productividad “de forma significativa y persistente” para corregir el desequilibrio que se ha observado en los últimos años con el resto de España.

En el informe también se insta al Gobierno andaluz a mantener su compromiso con la reducción del déficit, ya que no hacerlo “incrementaría la incertidumbre” sobre las medidas necesarias para la recuperación. El déficit de la Junta se redujo en 2013 hasta el 1,6% del PIB regional, cumpliendo el objetivo de estabilidad. En 2014, según los datos de ejecución presupuestaria hasta mayo, la comunidad “ha relajado” la contención del gasto y ha crecido un 2% respecto al mismo mes del año pasado. Los ingresos han sufrido una caída interanual del 8,6% y todo esto sitúa la deuda seis décimas por encima (0,8% del PIB) de la anotada en mayo de 2013.