Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Izquierda Unida no puede ir sola

IU reconoce que necesita aliarse con otros grupos de izquierda en una “unidad popular” para construir “un nuevo país”

A los políticos les cuesta reconocer que a veces no tienen capacidad suficiente para sacar adelante sus proyectos. No es el caso de Alberto Garzón, el joven político malagueño de adopción (nació en Logroño), que ha pasado en tres años de ser un militante de base a cabeza principal de Izquierda Unida. Responsable de la secretaría ejecutiva de Proceso Constituyente y Convergencia y portavoz de la organización.

“Hace falta una esperanza para este país, un cambio radical y está claro que IU sola no va a poder” hacerlo, reconocía con humildad el diputado este verano en un periódico malagueño.

En hacerlo posible se empeñan Garzón y otros dirigentes de IU. Este jueves abren un debate interno sobre futuras alianzas. Anticipándose al mismo, Antonio Maíllo, coordinador de IU Andalucía, daba el visto bueno a pactos con Ganemos en Sevilla y Málaga, por ahora.

En Sevilla, Ganemos cuenta con figuras tan relevantes como José Chamizo, ex defensor del Pueblo, y Rubén Sánchez, portavoz de FACUA. Los colectivos Ganemos siguen la estela de Guanyem, la plataforma creada por Ada Colau (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) para ganar la alcaldía de Barcelona.

Por otro lado, la irrupción de Podemos en el panorama de la izquierda abre interrogantes sobre el futuro de IU. El imparable ascenso en las encuestas de la formación liderada por Pablo Iglesias es una amenaza seria para la coalición izquierdista. Aunque no inmediata: Podemos ha renunciado a presentarse con sus siglas en las elecciones municipales, las primeras de las tres citas electorales del próximo año. Podemos ganó en Sevilla a IU en las elecciones europeas y varias encuestas la sitúan como tercera fuerza política, por delante de IU y pisándole los talones al PSOE.

Consciente de que sola no puede construir "un nuevo país", en palabras de Garzón, IU buscará alianzas en el enjambre de agrupaciones y movimientos de la izquierda radical. Nunca con el PSOE.

El líder malagueño reitera que eso no significa que IU quede diluida en un conglomerado de siglas y organizaciones. “IU no perderá su identidad ideológica y programática”, afirmaba Garzón el lunes 22. Maíllo remachaba en la SER que la unión de la izquierda en torno a un programa común “no fagocita a nadie, sino que nos hace crecer a todos”.

Otra cosa es cómo combinará IU estar en el BOJA y en la pancarta. En el plato y en la tajá, como recordaba en La Ventana de Andalucía la eurodiputada gaditana de Podemos, Teresa Rodríguez.

Es decir, gobernar con el PSOE en la Junta, partido al que repudian en ese camino hacia la “convergencia” de las nuevas izquierdas, mientras buscan aliados para construir lo que Garzón llama la “unidad popular”. Porque solos no pueden construir el “nuevo país” que proponen.

@JRomanOrozco