Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Orquestra Platería se despide tras 40 años de actividad

"Simplemente nuestro momento ha pasado y se ha de aceptar", asegura Manel Joseph

La Orquestra Platería en su última función, ayer en Barcelona. Ampliar foto
La Orquestra Platería en su última función, ayer en Barcelona.

La noche del martes, la plaza de Catalunya barcelonesa vivió uno de los momentos probablemente más intensos y emotivos de la Mercè 2014, la fiesta mayor de la ciudad. 30 minutos después de la medianoche, la Orquestra Platería inició el primer concierto de su gira de despedida y lo hizo en el lugar que vivió alguna de las actuaciones más importantes de sus 40 años de vida. La plaza de Catalunya es un poco como su casa y tanto la orquesta como el ayuntamiento del ciudad decidieron que fuerael punto de partida de un adiós que más que triste se prevé terriblemente sabrosón y danzante.

"No quiero retirarme llorando, dar sensación de derrota", explicó a este diario Manel Joseph, indiscutible líder de la Platería desde sus inicios. "Simplemente nuestro momento ha pasado y se ha de aceptar. Hace muchos años que teníamos asumido que esto se acabaría un día". Y para confirmarlo entona aquella canción de Hector Lavoe: Todo tiene su final, nada dura para siempre.

La Orquestra Platería nació casi como una broma en la noche de fin de año de 1974 cuando un grupo de músicos habituales del viejo Zeleste se juntaron para animar la velada con viejas canciones, de Los Sirex a Antonio Machín. La orquesta tomó su nombre de la calle en que estaba el histórico y recordado local. Al frente de la orquesta estaban Gato Pérez, Sisa, Jordi Batista (entonces conocido como Rocky Muntañola) y, por supuesto Manel Joseph El Trilla que fue el que siguió con la idea cuando el resto la abandonó para continuar con sus carreras en solitario.

Ya en aquel primer concierto la Platería se convirtió en un referente para todos, artistas y público, que querían reivindicar el baile festivo pero huyendo de los tópicos de las antiguas orquestas de fiesta mayor. "Cuando salimos en el 74 lo nuestro parecía una cosa nueva aunque fuera antigua. Hacíamos una relectura de la música que habíamos vivido desde que nacimos, la que habían bailado nuestros padres y la que habíamos bailado nosotros en los guateques. El público se sentía identificado con nosotros porque vestíamos igual, fumábamos y bebíamos en el escenario, cosas políticamente incorrectas".

Desde entonces han pasado ya cuatro décadas y la Platería ha vivido todo tipo de altibajos, desde el subidón de popularidad que significó Pedro Navaja hasta estos últimos años en que las actuaciones fueron escaseando hasta acabar por desaparecer. "Hasta 2006 aguantamos muy bien", prosigue Joseph. "Nuestro trabajo principal eran las fiestas mayores y las plazas de pueblos per eso se acabó y a partir de ahí fue una caída en picado. En los últimos dos años prácticamente no habíamos tenido trabajo y ya teníamos asumido dejarlo cuando nos ofrecieron una gira de teatros y una exposición itinerante para reivindicar el trabajo de la orquesta y celebrar los cuarenta años. Así que propusimos que fuera la gira de despedida. Acordándome de The Band la he llamado The Last Mambo". Esa gira se inicia esta noche en la plaza de Catalunya barcelonesa y proseguirá en las próximas semanas por diversos punto de la Península.