Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael Chirbes sale de su retiro literario y carga contra Fabra

El escritor apoya la Iniciativa Legislativa que registra en las Cortes 88.688 firmas para abrir una televisión propia distinta a Canal 9

Rafael Chirbes sale de su retiro literario y carga contra Fabra

Rafael Chirbes es uno de lo escritores más respetados y premiados del actual panorama literario español. Su última novela, En la orilla (Anagrama), ha cosechado un gran éxito de crítica y público. El autor valenciano, sin embargo, apenas se prodiga en actos públicos y reivindicativos. No es mediático. No busca los focos. Es "muy reticente a salir", según cuenta él mismo. Vive solo, recluido en su casa de Beniarbeig, donde escribe sus libros, en los que refleja la corrupción del sistema y de la gente que albergó ideales.

Este lunes el autor de Crematorio rompió con sus costumbres. Dejó la pequeña población de La Marina Alta y participó en Valencia en el acto de presentación y registro en las Cortes valencianas de las 88.688 firmas reunidas en apoyo de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para debatir en el parlamento la apertura de una radiotelevisión pública y en valenciano.

Chirbes (Tavernes de Valldigna, 1949) tomó la palabra como uno de los 19 miembros de la comisión promotora, surgida tras el cierre de Canal 9, y lanzó un duró ataque el Gobierno de la Generalitat y contra su presidente, Alberto Fabra, del PP. Le acusó de orquestar un proyecto para "desmantelar la Comunidad Valenciana". Dentro de ese plan, calificó la decisión de cerrar RTVV el pasado año como "un punto de no retorno" al dejar a la sociedad valencia sin televisión con lengua propia y poner en evidencia su proyecto global.

Tildó a Fabra de "descerebrado", le criticó por apagar el motor de una industria estratégica como la audiovisual y de hacerlo con unas maneras que le recordaban "el estilo falangista". Se preguntó por qué si la Comunidad Valenciana aporta más al Estado que lo que recibe, como reitera la Generalitat para reivindicar un mejor sistema de financiación, los valencianos deben pagar la televisión en castellano de otras autonomías, cuando la mayoría de canales ya lo son, pero no la propia, en la lengua autóctona. Dijo considerarse poco nacionalista y señaló que él escribía en castellano, pero incidió en el desastre que supone la actuación de Fabra, que no ha sido elegido presidente por los votantes, apostilló.

Rafael Chirbes y la periodista Maria Josep Poquet, fuera de las Cortes. ampliar foto
Rafael Chirbes y la periodista Maria Josep Poquet, fuera de las Cortes.

Por todo ello, el escritor justificó su presencia en el acto celebrado en una sala de las Cortes valencianas, en compañía de otros promotores como el primer presidente del Consell, Josep Lluís Albinyana, el presidente de la Federació de Societats Musicals de la Comunitat Valenciana, Josep Almería, el popular actor Francesc Gadea, y el activista cultural de Alicante, Josep Maria Perea. Todos ellos han destacado, según el comunicado, "la transversalidad de esta iniciativa, que ha conseguido superar fronteras ideológicas, lingüísticas y territoriales". Entre el público, los dirigentes del PSPV, Ximo Puig; de Compromís, Enric Morera; y de Esquerra Unida, Marga Sanz.  

Albinyana aseguró que esta ILP es "una reivindicación compartida y de consenso". "Del consenso que marcó la primera ley de creación de Radiotelevisión Valenciana (RTVV) y que tendría que caracterizar la nueva ley que ahora reivindicamos", apuntó. Se trata de una propuesta "en favor de una democracia más sana y más fuerte, y la respuesta a la invisibilidad a que se ha sometido al conjunto de la sociedad valenciana", agregó.

El periodista Manel Castanyeda ejerció de presentador de la ILP, promovida inicialmente por trabajadores de RTVV, y calificó de "éxito alentador" las firmas reunidas en menos de cuatro meses y sin pedir prórroga. El mínimo exigido por la ley son 50.000 firmas. Destacó que han firmado "de todos los sectores sociales y de todas las comarcas" y que la gran mayoría de los suscriptores les matizaban que querían una televisión propia, en valenciano, pero no como Canal 9.

La ILP insta al Consell a presentar a Las Cortes, en el plazo máximo de seis meses, un proyecto que concrete la recuperación de un servicio público de radio y televisión en valenciano, tal y como establece la Carta Europea de Lenguas Regionales y Minoritarias ratificada por España. A partir de ahora, la Junta Electoral tiene un mes para someter a escrutinio las firmas de la ILP, la cuarta que se presenta en la historia de las Cortes.

Dicho escrutinio se efectuará en un acto público; después se enviará a la Mesa de las Corts y superado este trámite, esta ordenará la publicación de la proposición de ley y la enviará al Consell, para que tome la iniciativa en consideración y la haga debatir por el pleno de la Cámara.

Además de la casi veintena de personalidades que integran la comisión promotora, la ILP cuenta con el apoyo de 70 organizaciones y entidades valencianas, entre las cuales hay partidos políticos, sindicatos y asociaciones culturales, deportivas, festeras y empresariales.