Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El récord de la tortilla de patata más grande costó 45.000 euros a Vitoria

La empresa del cocinero Senén González registró la factura el 4 de agosto en el Ayuntamiento de la capital alavesa

La consecución del récord de la tortilla de patatas más grande del mundo supondrá un desembolso de 45.000 euros al Ayuntamiento de Vitoria. Este es el importe global de la factura que ha sido cursada por el cocinero vitoriano Senén González, que dirigió al equipo de 12 chefs que participaron en la elaboración. Esta iniciativa se enmarcó dentro de la designación de Vitoria como Capital Gastronómica de España.

En concreto, la factura cursada por Taller de Pinchos y Tapas, S. L. U., con domicilio social en Vitoria, tiene una base imponible de 37.190,08 euros, a la que se ha aplicado el 21% de IVA (7.809,92 euros) para alcanzar los 45.000 euros globales. El Ayuntamiento de la capital alavesa ya dispone de esta factura, registrada con fecha 4 de agosto. Según se hace constar por parte del cliente, la forma de pago será al contado y con fecha de vencimiento el mismo día de su presentación. La prueba se celebró dos días antes.

Senén González, campeón de España en 2010 de tortilla de patata, admitió el día de la prueba que llevaba mes y medio preparando todo lo necesario para conseguir una tortilla tan grande, experimentando con tortillas de un metro cuadrado y el mismo grosor:

La tortilla fue troceada en la tradicional forma triangular y sus pintxos repartidos entre los testigos presenciales del récord por una veintena de voluntarios del Banco de Alimentos, ONG a la que se destinarán los fondos recogidos entre los asistentes. Según los organizadores, se distribuyeron alrededor de 10.000 raciones.

Para la elaboración de esta tortilla récord en la Plaza de la Virgen Blanca se emplearon 1.600 kilos de patata de Álava, 16.000 huevos, 150 litros de aceite, 26 kilos de cebollas y 15 kilos de sal, con la asistencia de cocineros representantes de todo el sector de la restauración vitoriana. Además se empleó una sartén especial conun diámetro de 5 metros, una superficie de casi 20 metros cuadrados y una profundidad de 10 centímetros.

Este hito gastronómico dispuso de una amplia repercusión mediática internacional. Tras conocerse la consecución del récord y el interés alcanzado el alcalde de la ciudad, Javier Maroto, reconoció que "este récord permite que se hable bien de Vitoria y de su gastronomía, que sea un orgullo para los vitoriano"