TRIBUNALES

El acusado de matar a su pareja en Llodio alega un “arrebato” de “celos”

La Fiscalía pide 25 años de cárcel para el supuesto asesino de Amagoia Elezkano

Francisco Javier M.N. (de espaldas), presunto autor de la muerte de su pareja, Amagoia Elezkano, en la primera sesión del juicio en su contra.
Francisco Javier M.N. (de espaldas), presunto autor de la muerte de su pareja, Amagoia Elezkano, en la primera sesión del juicio en su contra.ADRIÁN RUIZ DE HIERRO (EFE)

Francisco Javier M.N., el autor confeso del homicidio de su pareja, Amagoia Elezkano, en mayo de 2013 ha asegurado hoy que la mató en un "arrebato" de "celos e ira" porque ella lo iba a dejar por otro hombre con todo lo que él la "amaba" y se iba a llevar al hijo en común de ambos. "Quería dejar la relación y eso me dolió mucho. No pude controlar la situación y no pude evitar matarla", ha reconocido este hombre de 50 años en la primera sesión del juicio con jurado popular que ha arrancado hoy en la Audiencia Provincial de Álava.

El acusado, para quien la Fiscalía pide 25 años de cárcel por un delito de asesinato, ha explicado que en la madrugada del 23 de mayo de 2013 discutió con su pareja de hecho en el domicilio familiar que tenían en Llodio porque ésta había conocido a otra persona y quería dejarlo.

Ha manifestado que en esa discusión su pareja, que tenía 27 años, lo "humilló" y que en un "arrebato", al ver que ella no sentía "pena" por dejarlo a pesar de tener un hijo en común de 18 meses, fue a la cocina, cogió un cuchillo y le asestó varias puñaladas. "Ella trató de defenderse. Le di otras tantas (puñaladas) y ahí perdí el control", ha relatado el acusado, quien ha negado que cuando comenzó a apuñalar a su pareja ésta estuviera dormida como sostiene el fiscal y el resto de las acusaciones.

Todas las acusaciones -Fiscalía, la familia de la fallecida, la Abogacía del Estado y el Ayuntamiento de Orozko (Bizkaia), de donde era natural Amagoia- piden 25 años de cárcel para el acusado, mientras que su defensa reclama dos años y medio de prisión al considerar los hechos un homicidio en el que no hubo alevosía ni ensañamiento y estimar que confesó los hechos.

El hombre, que ha respondido a las preguntas de todas las partes durante dos horas y media, ha insistido en numerosas ocasiones que tuvo un "arrebato" que estaba "histérico de celos", "nublado", "loco" cuando apuñaló a su pareja. Ha dicho que pensó que le dio 6 ó 7 puñaladas cuando según obra en la causa le asestó 42 con un cuchillo de 17 centímetros de hoja.

Ha reconocido que una semana antes Amagoia ya le había comunicado su intención de dejarle, que estaba hablado y que solo faltaba pagar el último mes de alquiler, pero que en la madrugada del 23 de mayo no pudo soportar que ante los llantos de él ella dijera que ya no había vuelta atrás.

Francisco Javier también ha dicho que desconocía cómo había conocido Amagoia al otro hombre, con quien sólo sabía que se mensajeaba y ha reconocido que él también intercambió mensajes con otras mujeres durante el tiempo que había durado los ocho años de convivencia. Ha afirmado que nunca antes había pensado en matarla y que tampoco pensó en alargar su sufrimiento, en línea con la argumentación de su defensa que niega ensañamiento.

A pesar de que ha insistido en que estaba fuera de sí, ha explicado que tras matar a su mujer llamó a su hermana, limpió la casa para que no pareciera una "cuadra" y que incluso se detuvo a limpiar la sangre que manaba de uno de sus dedos.

También ha dicho que no llamó a la Ertzaintza en un primer momento porque no se acordaba del número y que esperó a que llegara su hermana desde Mungia (Bizkaia) para emplazar a ésta a hacerlo en su presencia.

Francisco ha añadido que fue él quien cuando llegaron los agentes reconoció los hechos, que no intentó huir y hoy ha asegurado a preguntas de su abogado que está arrepentido, que si pudiera daría marchas atrás y ha pedido perdón a la familia de su pareja y a su hijo, que en el momento de los hechos estaba en el dormitorio conyugal.

La declaración del acusado ha tenido lugar después de que esta mañana quedara constituido el jurado popular compuesto por cuatro mujeres y siete hombres que deberán emitir su veredicto cuando finalicen las sesiones de este juicio, que continuará mañana con el inicio de la declaración de los testigos propuestos por las partes.

En la vista de hoy ha estado presente el alcalde de Orozko, Josu San Pedro, quien ha querido mostrar su apoyo a la familia y ha insistido en la necesidad de que se haga justicia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción