Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento vende un edificio histórico en ruina por su abandono

Colectivos ciudadanos pidieron su cesión para rehabilitarlo y darle un uso social, tal y como había prometido el gobierno municipal al comprarlo en 1991

Edificio histórico en estado de ruina en la calle Corredera Baja de San Pablo. Ampliar foto
Edificio histórico en estado de ruina en la calle Corredera Baja de San Pablo.

El Ayuntamiento de Madrid ha vendido por una cantidad que no quiso desvelar un edificio del siglo XVII junto a la Gran Vía, protegido por su valor histórico-artístico (perteneció, entre otros, a la Orden de los Caballeros de Malta) pero en estado de ruina parcial por el abandono municipal.

El Ayuntamiento compró el inmueble en 1991 para convertirlo en pisos y equipamientos sociales, pero no sólo no ha llevado a cabo este proyecto en los más de 20 años transcurridos (durante los que ha gobernado de forma ininterrumpida el PP), sino que además ha descuidado su mantenimiento, hasta el punto de que el área de Urbanismo decretó antes del verano su ruina parcial inminente y obligó su derribo, al constituir un peligro para las personas e inmuebles de la zona.

IU: "Se dilapida el patrimonio"

El portavoz municipal de Izquierda Unida, Ángel Pérez, ha criticado: “De lo que se trata es de hacer caja a toda costa lo más rápido posible sin que para ello se repare en que se dilapida el patrimonio de los madrileños o se malvenden pisos sociales a fondos buitre. Y eso cuando, precisamente en crisis, lo que se debería es preservar lo que es de todos y fomentar las políticas públicas”.

El inmueble, de 711 metros cuadrados y tres plantas, está ubicado en el número 20 de la Corredera Baja de San Pablo, en Centro, e incluye en la misma finca el número 39 de la calle del Barco.

Fue vendido en julio por la Empresa Municipal de la Vivienda (EMVS), que ya intentó subastarlo en 2011 con un precio de salida primero de 11 millones (nadie lo quiso) y posteriormente de 4,7 millones (tampoco logró colocarlo).

Ahora ha sido comprado por la sociedad limitada Prime Cities Spain, constituida el pasado mes de abril con 3.000 euros de capital social y con un administrador único radicado en Málaga.

El portavoz municipal de Izquierda Unida, Ángel Pérez, ha criticado: “De lo que se trata es de hacer caja a toda costa lo más rápido posible sin que para ello se repare en que se dilapida el patrimonio de los madrileños o se malvenden pisos sociales a fondos buitre. Y eso cuando, precisamente en crisis, lo que se debería es preservar lo que es de todos y fomentar las políticas públicas”.

La Empresa Municipal de la Vivienda está al borde del colapso, puesto que sigue sin cumplir el plan de ajuste impuesto por el Ministerio de Hacienda pese a vender a inversores 2.194 viviendas de alquiler social (más de un tercio de las que tenía en 2013).

A principios de 2011, un grupo de arquitectos, arqueólogos y otros profesionales, junto a las asociaciones Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, ACiBu y Autoconstrucción, redactó un completo proyecto de rehabilitación para remediar el abandono del edificio y evitar su venta. Querían que el inmueble alojara a asociaciones vecinales y escolares, espacios de trabajo para autónomos y cooperativas y talleres de danza, teatro o escritura. Se solicitó al entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, su cesión; a cambio, el Ayuntamiento no tendría que poner ni un euro en su rehabilitación para convertirlo en equipamiento social. Gallardón se negó.

El entonces alcalde prometió usar el dinero obtenido de la venta para hacer vivienda social. Pero su sustituta desde diciembre de 2011, Ana Botella, ha paralizado la construcción de pisos sociales. El dinero servirá pues para mantener, al menos de momento, la viabilidad de la empresa local.

“Lo mínimo que tiene que hacer el Ayuntamiento es cuidar lo que ya tiene”, se lamenta UPyD.

El edificio de la Corredera Baja de San Pablo goza de protección integral, y el anejo de la calle del Barco tiene blindadas su estructura, fachadas y escaleras.

Más información