Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía argumenta que es imposible aplicar ya al completo la ‘ley Wert’

El decreto regional de desarrollo de la LOMCE no estará listo hasta enero

El consejero Luciano Alonso y el portavoz del Gobierno, Miguel Ángel Vázquez. Ampliar foto
El consejero Luciano Alonso y el portavoz del Gobierno, Miguel Ángel Vázquez. EFE

“Las modificaciones introducidas en el currículo, la organización, objetivos, promoción y evaluaciones de Educación Primaria se implantarán para los cursos primero, tercero y quinto en el curso escolar 2014-2015”, se dice en la nueva reforma de la enseñanza aprobada a finales del año pasado por el PP en el Congreso. Las clases comienzan en primaria este miércoles, pero Andalucía no tendrá listo hasta enero el decreto que permite la implantación al completo de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), ideada por el ministro de Educación, José Ignacio Wert. Y en los colegios andaluces se seguirán utilizando durante todo el curso los planes de estudio elaborados con la anterior Ley Orgánica de Educación (LOE), de 2006.

Luciano Alonso, consejero de Educación, ha argumentado que ha sido “imposible” tener listo el decreto andaluz de desarrollo del currículo antes. “No creo que pueda haber ningún problema con el ministerio”, ha opinado sobre las consecuencias que pueda tener el paso dado por su departamento, que huye del término insumisión y prefiere hablar de curso de “transición”. El Tribunal Supremo ya rechazó la petición de la Junta de paralizar el calendario de implantación de la reforma educativa, que también incluía este año la puesta en marcha de la FP Básica, algo que sí hará la consejería.

Educación sostiene que habrá 250 profesores más en el sistema público

Los problemas se centran en los cambios que se deberían hacer en primaria. Al no haberse aprobado antes del inicio del curso el decreto del currículo, en Andalucía prácticamente no cambia nada este año respecto al anterior. Se utilizarán los mismos libros y habrá las mismas asignaturas. Simplemente, para evitar problemas legales futuros para los alumnos, se introducen dos pequeñas modificaciones. Por un lado, la materia de Conocimiento del Medio —que en la LOMCE se divide en dos— se evaluará como dos materias: Ciencias Sociales y Ciencias de la Naturaleza. Los chicos no empezarán a estudiarlas por separado hasta el próximo curso, como exige la ley, pero los maestros deberán poner notas diferenciadas este año ya. La segunda pequeña modificación que se introduce es la alternativa a Religión, que deberán ofertar todos los centros. La LOMCE obliga a que la materia confesional tenga una alternativa definida, que se denomina Valores Sociales y Cívicos. Hasta la semana pasada no se sabía qué iba a hacer la consejería. Pero en unas instrucciones repartidas el 3 de septiembre por Educación a los centros se les pedía a los directores de los colegios que oferten esta asignatura. La aplicación parcial que ha diseñado la Junta ha provocado que en este caso se dé una situación paradójica. Religión tendrá una materia alternativa en Andalucía, pero no el mismo horario. Religión se seguirá teniendo como hasta ahora un horario mínimo de 90 minutos y Valores tendrá 45 minutos, la mitad.

La Junta sólo hará cambios mínimos en los colegios durante este curso

Otra extraña situación se generará con Educación para la Ciudadanía. A pesar de que el ministerio la ha suprimido en la LOMCE, los alumnos de quinto de primaria andaluces la seguirán recibiendo. Pero el paraguas legal —es decir, el decreto de currículo— que permite a la Junta mantener esta asignatura no estará aprobado hasta enero.

Al margen de la aplicación de la LOMCE, Alonso ha presentado los datos generales del inicio del curso. El consejero ha resaltado que la plantilla de docentes de los centros públicos crecerá este año. En concreto, habrá 250 más, 187 profesores de secundaria y 63 maestros de primaria. En total, habrá 95.055 docentes en el sistema público.

En total, este curso 1,8 millones de alumnos estudiarán en Andalucía enseñanzas no universitarias. Supone un incremento de unos 1.000 estudiantes más que hace un año. La comunidad sigue manteniendo los porcentajes entre educación pública y concertada. El 80% del alumnado (1,4 millones) estudiará en centros de titularidad pública. El resto lo harán en colegios e institutos concertados, de titularidad privada pero también sostenidos con fondos públicos. Alonso ha resaltado que en la Comunidad de Madrid, por ejemplo, el 54,4% de los chicos están matriculados en centros concertados.