Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 70% de los 500 pisos de la Font de la Pólvora de Girona tienen la luz pinchada

Los Mossos d'Esquadra no han encontrado plantaciones de marihuana en esta inspección

Técnicos de Endesa protegidos por un amplio dispositivo de los Mossos d’Esquadra han desembarcado esta mañana en el barrio de la Font de la Pólvora de Girona, habitado mayoritariamente por personas de etnia gitana, para inspeccionar cuatro bloques de pisos en busca de defraudadores. De las 64 viviendas en las que han entrado, un 75% se conectaba a la red eléctrica de forma ilegal. La empresa calcula que 350 de los 500 inmuebles de este barrio cometen el mismo delito.

La actuación de este miércoles, en la que ha participado una decena de furgones policiales del Área de Recursos Operativos (ARRO) y agentes de seguridad ciudadana de los Mossos, es la quinta en lo que va de verano y se enmarca en una serie de dispositivos para acabar con el fraude eléctrico en este barrio. Las inspecciones en los 64 pisos y cuatro comunidades de vecinos de los números 1, 3, 5 y 7 de la calle de Avellaner han detectado 48 pisos que se conectaban directamente a la red. Los operarios de la compañía eléctrica han desconectado todos estos pisos y se han llevado los contadores fraudulentos encontrados.

Estos operativos, que seguirán hasta revisar uno por uno los 500 domicilios censados en el barrio, son aprovechados por los mossos para buscar posibles plantaciones de marihuana. Este miércoles, a pesar del fuerte olor a marihuana que se respiraba en la calle, no se ha localizado ninguna plantación ni se ha hecho ninguna detención. "En esta ocasión no hemos encontrado ninguna plantación, pero lo que sí hemos visto es que las han retirado, supongo que ya previendo que habría otra inspección", ha explicado el inspector jefe del Área Básica Policial (ABP) Gironès-Pla de l’Estany, Xavier Domènech.

El inspector ha detallado que en uno de los pisos han localizado los restos de la instalación eléctrica que requiere una plantación de marihuana interior, sin embargo las plantas ya se las habían llevado. En este sentido, el inspector considera que se están consiguiendo los objetivos porque “las plantaciones que había se están reduciendo mucho gracias a estos operativos de apoyo a Endesa”, ha concluido.

Los vecinos a los que se les cortó la luz en julio han asegurado que todavía no disponen de luz porque no han podido firmar ningún contrato con Endesa. Lamentan que para obtenerlo les exijan pagar las deudas acumuladas, a las que dicen no poder hacer frente. En algunos casos la compañía les reclama más de 2.000 euros.

Domènech se ha mostrado convencido de que antes de finalizar el año estarán inspeccionados los 350 inmuebles que Endesa calcula que defraudan y que “la situación eléctrica en este barrio estará normalizada, como lo está en cualquier otro barrio de la ciudad”. Los mossos entregan al juzgado, además de los nombres de los empadronados, los de sus propietarios y los de las personas que encuentran en los pisos durante el registro.