Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
polémica por el patrimonio del PNV

El PNV rehúsa querellarse contra el PP por los ‘batzokis’, pero “toma nota”

La dirección nacionalista considera “difícil” normalizar las relaciones entre los dos partidos

La Ejecutiva Nacional del PNV (EBB) acordó este lunes renunciar a querellarse contra el PP por las declaraciones de algunos dirigentes de este partido sobre una posible financiación ilegal de las sedes nacionalistas (batzokis). Da así “carpetazo” a un asunto que ha elevado la tensión entre ambas formaciones durante este verano. El partido que preside Andoni Ortuzar tampoco decidió romper sus relaciones con el PP, como pedían algunos miembros del EBB, aunque “toma nota” de las “graves acusaciones” vertidas por los populares, según fuentes nacionalistas. 

La cúpula del PNV, reunida en Bilbao por primera vez tras el verano, con presencia del lehendakari, Iñigo Urkullu, se decantó finalmente por no emprender acciones legales contra el PP, una opción que habían defendido con firmeza varios cargos nacionalistas. El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, aseguró que presentarían una demanda contra los populares, y el responsable institucional del partido, Koldo Mediavilla, fue más allá: “Que vayan preparando procurador y abogado”.

La polémica se suscitó cuando varios dirigentes del PP, entre ellos la presidenta Arantza Quiroga, y los parlamentarios Borja Sémper e Iñaki Oyarzábal, insinuaron que en el PNV se podrían haber producido casos de corrupción porque esta formación había gobernado durante décadas diversas instituciones vascas. Las declaraciones fueron realizadas al hilo de que saliera a la luz pública que el expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, había ocultado una fortuna al fisco español.

Ortuzar ya dejó entrever el pasado viernes en un mitin en Zarautz que el PNV no iba a perder “ni un minuto” en la “charlotada” del PP y que no iba a dar “cuartos al pregonero”. “No tenemos nada que esconder y sí mucho que enseñar”, dijo en referencia a la “transparencia” de sus sedes, la primera de las cuales fue inaugurada hace 120 años, según recordó.

El partido de Ortuzar pide a los populares “mayor altura de miras”

La dirección peneuvista opta finalmente por zanjar la controversia porque “judicializar la política no es lo mejor”, aunque considera que lo ocurrido “dificulta mantener una relación normalizada entre ambos partidos”. Y recuerda que “la ciudadanía demanda hoy a los políticos mayor altura de miras que la demostrada por el PP en este asunto”.

El PP siempre ha reconocido carecer de pruebas que pudieran sustentar una financiación irregular de las sedes del PNV. Además de señalar al entramado inmobiliaro del PNV, las denuncias del PP siempre han estado acompañadas de la reflexión de que tanto CIU, como el PNV, o “sistemas en los que hay un partido que gobierna y que, además, cree que solo él puede gobernar” pueden provocar que estas formaciones piensen tener “el derecho y la legitimidad de hacer lo que le da la gana y de convertir las instituciones en sus cortijos”. Estas fueron las palabras de la secretaria general del PP vasco, Nerea Llanos, que prendieron la disputa a principios de agosto. A las mismas denuncias se sumaron después Oyarzábal y otros miembros del PP.

Que preparen procurador y abogado”, había avisado un dirigente

EL PNV tiene entre 160 y 170 batzokis, según el partido, y más de 200 inmuebles, según el Tribunal de Cuentas, encargado de la fiscalización de todas las formaciones de España. El organismo, recoge en su informe, que resulta imposible cuantificar el número de propiedades del PNV, pues no ha presentado un “inventario completo”, así como su valor, en contra de lo dipuesto en la Ley de Financiación de Partidos.

Pero la polémica no es nueva. Justo hace ahora un año, Oyárzabal vertió las mismas sospechas. El entonces secretario general del PP vasco salía así al paso de unas declaraciones del portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, quien exigió a los populares explicaciones sobre sus inmuebles, porque los medios había publicado que la hipoteca de la sede del PP en Bilbao podría haberse pagado con fondos opacos, como insinuó el extesorero del partido Luis Bárcenas ante el juez. “La sociedad vasca exige una explicación”, dijo entonces Erkoreka sin tener pruebas. El PP vasco hizo públicas de inmediato las cuentas y extractos bancarios relacionados con su sede central.