Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo investiga las agresiones a la plantilla de un hospital de Martorell

UGT denunció el aumento registrado tras los recortes de personal en el centro

Hospital Sagra Cor, en Martorell.
Hospital Sagra Cor, en Martorell.

La Inspección de Trabajo investiga, tras una denuncia del sindicato UGT, el aumento de agresiones sufridas por los trabajadores del hospital de salud mental Sagrat Cor, en Martorell, un centro público de gestión privada. En lo que va de año, el centro ha registrado 115 partes de incidencias por agresiones, cifra que supone un 49% más que las registradas en todo 2013.

UGT atribuye este aumento a la reducción de la plantilla impuesta por la dirección del hospital tras los recortes sanitarios. “La gente trabaja con miedo”, asegura Carmelo García, delegado de UGT en el Sagrat Cor. “Hay desde golpes y arañazos hasta ataques que han llevado al personal a coger la baja, como uno que tuvo que ser operado porque le rompieron el tabique nasal”, asegura. El hospital ha reducido su plantilla de 537 a 419 empleados (un 23% menos) entre 2009 y 2013, según la documentación que presenta cada año al comité de empresa. En las memorias colgadas en su página web, sin embargo, el hospital solo admite haber recortado su plantilla en 20 empleados. Esto se debe a que el centro recoge en ella de forma diferente a los trabajadores temporales o a tiempo parcial. La portavoz del Sagrat Cor redujo los ajustes laborales a solo “alguna no renovación”.

El hospital, que pertenece a la Congregación de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, defiende que no ha habido un aumento de agresiones, sino “una mayor tendencia a denunciarlas”. Lo achaca a que ahora “hay más concienciación” sobre qué es una agresión”.

UGT, en cambio, achaca este incremento de partes de incidencias a la “desidia” de la empresa. “Por ejemplo, llevamos años pidiendo que la entrada de urgencias esté lo más cerca posible de la unidad de agudos. Cuando hay un ingreso, somos siete u ocho personas forcejeando con un paciente al que tenemos que arrastrar unos 100 metros. En ese trayecto se reciben muchos golpes”, denuncia García. Explica que el colectivo más afectado es el de los enfermeros y los auxiliares de enfermería. “Hay plantas con más de 30 pacientes que deben cuidar solo tres enfermeros”, cuenta.

El sindicato lamenta que la empresa “minimice” o “niegue la existencia” del problema y haga caso omiso de las propuestas hechas por los representantes de los trabajadores. El hospital niega haber recibido propuestas de UGT y afirma que trabaja en la “prevención” y “formación” para evitar este tipo de incidencias.