Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP mantiene el pulso con el PNV sobre la financiación de los ‘batzokis’

Borja Sémper dice "tener rumores" un día después de que Esteban amenazara con ir a los tribunales

Borja Sémper, portavoz de los populares vascos.
Borja Sémper, portavoz de los populares vascos.

La polémica sobre la financiación de las sedes sociales del PNV —batzokis contagiará el inicio del nuevo curso político después de haber surgido como una serpiente informativa de verano tras las primeras especulaciones que lanzó Iñaki Oyarzábal y que ninguno de los dirigentes del PP ha templado. De hecho, a pesar de que Aitor Esteban, portavoz nacionalista en el Congreso, advirtiera el pasado fin de semana a los populares de que iban a necesitar “abogado y procurador” ante una inminente denuncia en los tribunales, el presidente del PP de Gipuzkoa, Borja Sémper, le mantuvo ayer el pulso. En una entrevista concedida a Radio Euskadi, este dirigente aseguró “tener rumores” sobre la financiación de los batzokis, aunque prefirió “no pronunciarse” en una valoración. Eso sí, volvió a tirar una piedra para desagrado del PNV que ve irritado cómo la tímida acusación se sigue haciendo notar. “Yo quiero transparencia y rigor. Una cosa es lo que me cuenten y yo oiga, pero sin pruebas procuro no hablar. A más transparencia y datos hay mayor confianza de los ciudadanos”, dijo.

Consciente, precisamente, de que la dirección nacionalista se siente molesta con este tema, el PP no lo abandona. Sémper ahondó en la herida al declarar que le ha sorprendido “la reacción tan airada y ese nerviosismo por parte del PNV”. Tras admitir que “quizás no se planteó de la mejor manera posible por parte del PP esta cuestión”, este parlamentario vasco insiste en que un partido con la “responsabilidad”, el “poder” y la “influencia” del PNV tiene que jugar “con mucha más transparencia” y “contar muchas cosas”. De un modo más contundente, Sémper pidió al partido jeltzale que explique “cómo se financian y cómo es posible que un partido de ámbito territorial como es el PNV tenga casi 200 batzokis en Euskadi y que funcione de la manera que funciona. Creo que eso es bueno y si no hay nada que ocultar se cuenta y ya está”.

Lejos de amilanarse por la advertencia de Esteban de acudir a los tribunales, Sémper añadió que “se ha demostrado en el PNV que ha habido corrupción”. Así recordó que “hemos tenido los casos De Miguel en Álava” y que hay una comisión de investigación que está estudiando Epsilon e Hiriko en el Parlamento vasco “que no deja bien parados tampoco a determinados dirigentes o gestores del PNV”.

A su vez, Sémper no desaprovechó la ocasión de dirigir otro reto al PNV, en este caso por la vía del pronunciamiento sobre la independencia, un tema que permite a los populares marcar distancias pensando en la búsqueda de apoyos electorales. Así, preguntó al PNV si estaría dispuesto a que en seis meses en Euskadi hubiera un referéndum de independencia. “Yo no tengo ese problema, pero quienes viven con esa angustia y hacen de la independencia su 'leit motiv' y su bandera en política son quienes deberían clarificar eso”, advirtió.

El parlamentario popular exige al PNV que explique la financiación de sus sedes