Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PARLAMENTO VASCO

La soledad de Maneiro

El único representante de UPyD en el Parlamento vasco lidera una feroz oposición al Ejecutivo

Gorka Maneiro en el Parlamento vasco.
Gorka Maneiro en el Parlamento vasco.

Gorka Maneiro (San Sebastián, 1974) parece un hombre tremendamente solitario. Es el único representante de UPyD en el Parlamento vasco, una especie de Quijote que ha cambiado los molinos de viento por la fiscalización exhaustiva del Gobierno de turno. Un puñado de ideas claras guía su actividad (lucha contra la corrupción, impulso de la transparencia, crítica del entramado institucional y los privilegios históricos de Euskadi con el Concierto, y defensa a ultranza de las víctimas del terrorismo), y él, acostumbrado a quedarse en demasiadas ocasiones solo en la tribuna, no se encoje.

“Defiendo las ideas en las que creo y no tengo grandes problemas en quedarme solo. Según pasan los meses, me encuentro cada vez más cómodo en ese tipo de situaciones”, explica Maneiro, al ser preguntado por el peor momento vivido como parlamentario. El ejemplo que expone no es más que una muestra de su carácter. “Quizá algún debate relación con el Concierto Económico cuando uno se queda solo frente a 74 personas, escuchando cosas que tanto uno como el resto saben que son falsas”.

“Es una persona a la que no haces cambiar de idea”, define Fernando García, candidato de UPyD a la Diputación de Álava y una de las personas que abandonó la formación por divergencias con la dirección. “Es tenaz, fundamentalmente, es una persona muy trabajadora. Es innegable, pero por contra, es una persona fría, distante, poco conversadora”, describe el excompañero de partido, en la misma línea que Mikel Arana, excoordinador general de Izquierda Unida en Euskadi, y con quien Maneiro compartió el grupo mixto durante la pasada legislatura, junto a Juanjo Agirrezabala, de EA.

“Hacía iniciativas que a muchos nos parecían muy llamativas”, explica Arana, en referencia, entre otras, a la propuesta de Maneiro de cambiar la división del escudo de Euskadi que se reserva a Navarra, quien considera muchas de las propuestas del parlamentario de UPyD destinadas exclusivamente al “ruido mediático”.

Independientemente de las apreciaciones de quienes conocen personalmente a Maneiro o han tenido trato con él en la Cámara —“Es un hombre de acción en sentido puro”, elogia Rubén Múgica, compañero de formación, en la línea de quienes lo describen como azote del Gobierno vasco—, el único parlamentario de UPyD ha capitaneado algunas de las denuncias clave contra el Ejecutivo de Iñigo Urkullu. Maneiro, que cuenta con tres asesores en el Parlamento, impulsó la comisión de investigación del caso Epsilon y fue también quien destapó la supuesta compra de noticias por parte del Gobierno a medios de comunicación afines al PNV.

Dos asuntos en los que el hombre que siempre camina solo consiguió sumar al resto de partidos de la oposición: EH Bildu, PSE, aunque estos se abstuviera en la creación de la comisión sobre Epsilon, y PP.

“Se trata de trabajar más horas que el resto. Si UPyD con un solo parlamentario está en todos los debates importantes y destapa determinadas corruptelas, lo lógico sería que otros grupos hiciesen lo mismo, pero seguramente les importe menos o les dé más pereza”, defiende Maneiro, diplomado en Empresariales, casado y con una hija, que se ríe si se le pregunta si es una persona solitaria y se define como tímido.