Rus, a la oposición: “No tienen cojones para llamarse valencianos”

El político popular vincula que su partido pierda las elecciones con la anexión a Cataluña

Alfonso Rus en una imagen de archivo.
Alfonso Rus en una imagen de archivo.Mónica Torres

La campaña electoral comenzó ayer en Xàtiva. A tono con el consejero de Gobernación, Luis Santamararía, el presidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Xàtiva, Alfonso Rus, sacó a pasear el fantasma del catalanismo ante los malos augurios demoscópicos que maneja su partido, el PP. Rus acentuó el tono apocalíptico y vinculó la posibilidad de que el PP pierda las elecciones con una inmediata anexión de la Comunidad Valenciana a una Cataluña inmersa en un convulso proceso soberanista.

No es la primera vez que arremete contra la unidad lingüística del catalán y el valenciano

"Si ellos [la oposición] gobernaran algún día, seríamos Países Catalanes. Y eso hay que decirlo bien clarito y bien alto. Todo lo que es Esquerra Unida, Compromís o el PSOE no han tenido nunca la categoría ni los cojones de decir que son valencianos", manifestó fiel a su estilo excéntrico. La arremetida del presidente de la Diputación, más allá de sus convicciones personales en la materia, trataba que embarrar a la oposición en un debate lingüístico-identitario que al PP solía producirle pingües beneficios electorales y que en las actuales circunstancias, con los sondeos en contra por el desgaste de gobierno y la aglomeración de casos de corrupción, vuelve a convertirse en su última farmacia de guardia.

No es la primera vez que Rus arremete contra la unidad lingüística del catalán y el valenciano, respaldada científicamente por las universidades, y contra el órgano estatutario de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), cuya constitución alejó el debate lingüístico de la política. En 2005, cuando la AVL aprobó un dictamen por unanimidad en el que se reconocía que catalanes y valencianos comparten la misma lengua, Rus invitó a los académicos a que se fueran "para arriba [a Cataluña]". Además, reo de su expresividad, los calificó como "cabrones". En esa misma línea, llamó "gilipollas" a los docentes que usan los términos aleshores (entonces) y gairebé (casi), que considera catalanes y no valencianos. Incluso sugirió que "habría que rematarlos".

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50