Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Si te bañas, mejor que te vigilen

20 personas fallecen ahogadas en aguas valencianas desde el inicio del verano

La mayoría de estos incidentes se dan en zonas sin socorristas o fuera del horario de estos

Un socorrista en la playa de la Malvarrosa, en Valencia. Ampliar foto
Un socorrista en la playa de la Malvarrosa, en Valencia.

La mayor parte de los ahogamientos en las playas, los pantanos y las piscinas de la Comunidad Valenciana se produce fuera del horario de vigilancia y socorrismo o en lugares donde no hay servicio. Es el patrón más repetido (además de la minoría de edad o la edad avanzada) entre las 20 personas fallecidas en el agua desde el inicio de este verano, si bien la casuística es muy diversa.

Los mayores problemas con que se enfrentan diariamente los socorristas son las lipotimias, el extravío de chiquillos o picaduras de peces arañas

Las playas de Alicante concentran más del 70% de los decesos registrados desde el pasado 21 de junio hasta ayer. Ya en los primeros siete meses del año, fue la segunda provincia española con mayor número de ahogamientos (27), por detrás de Tenerife, según el reciente estudio de la Asociación Española de Técnicos en Salvamento Acuático y Socorrismo y la Escuela Segoviana.

José Miguel Rebollo, vicepresidente autonómico de Cruz Roja, que presta servicio en 62 playas valencianas, insiste en la importancia de la vigilancia para evitar tragedias. Y lamenta la reducción de los horarios del servicio de socorrismo que han aplicado algunos municipios en el periodo estival con el objeto de ahorrar costes, acuciados por la crisis.

La prevención es básica. Cruz Roja aconseja que, además de respetar las banderas (con la roja está prohibido bañarse) lo primero que se tiene que hacer cuando se observa a un bañista con problemas en el agua es pedir ayuda a un socorrista. En el caso de que no sea posible, hay que intentar lanzarle un objeto flotante. Si no se conocen las técnicas de socorro, una persona en riesgo de ahogamiento puede arrastrar a otra, como sucede con frecuencia.

"Ya sé que es fácil decirlo, pero no hay que desesperarse. Si te arrastra la resaca para dentro y no te ves capacitado sobre todo pide ayuda", explica Nahuel Vadell, el jefe de playas de Valencia de Cruz Roja. "Si te lleva la corriente lateral, puedes intentar pasar por encima de ella o salir por los costados", añade.

Hemos comprobado que el 80% de los niños perdidos se han desplazado al norte de donde estaban

Nahuel Vadell, socorrista

Las aguas de las playas de Valencia, no obstante, son muy tranquilas. El mayor problema con que se enfrentan diariamente los socorristas son las lipotimias y el extravío de niños, además de las picaduras de peces arañas (se recomienda dar calor para aliviar el dolor, incluso sumergiendo el pie en arena ardiente) o el contacto con medusas (arrojar agua del mar). Hay gente que se tuesta bajo el sol sin comer ni beber durante horas. "Una vez atendidos, te dicen: 'Justo cuando iba a comer o a beber me caí desmayado", relata el socorrista, que trabaja en coordinación con los servicios sanitarios y la policía local.

411 menores extraviados atendió hasta agosto Cruz Roja, que reparte pulseritas identificativas al que lo solicite. "Los niños se ponen a jugar en el agua, se distraen y no saben dónde están", comenta Vadell. A veces, los socorristas se han de ocupar también de los angustiados padres, que los perdieron de vista. "Hay un dato histórico curioso", apunta Rebollo. "Hemos comprobado que el 80% de los niños perdidos se han desplazado al norte de donde estaban", agrega, sin poder dar una explicación a esta pauta que parece guiada por una brújula.