Observatorio vasco

Desciende por segundo año consecutivo el número de inmigrantes en Euskadi

Casi 8.000 extranjeros, un 5,3% del total, abandona la Comunidad Autónoma Vasca en 2013

La crisis económica y la falta de trabajo sigue empujando a los autóctonos a buscar oportunidades fuera de Euskadi, pero el fenómeno también afecta a los inmigrantes, cuyos números se han reducido en un año en un 5,3%. Así lo resume la última panorámica del Observatorio Vasco de la Inmigración, de agosto de 2014, que concluye que, pese a que la tasa de extranjería en el País Vasco sea mucho mayor a la de hace una década, la tendencia se mantiene en datos negativos. En solo un año, hay 7.960 inmigrantes menos en Euskadi. Tras dos años de descensos, el número de extranjeros empadronados en la comunidad roza ya cifras de 2010, cuando la tendencia era la contraria.

Cambios en la nacionalidad del inmigrante

La nacionalidad de origen es otro rasgo del perfil de los inmigrantes que ha cambiado drásticamente durante la última década, como muestra también la panorámica del Observatorio vasco. La marroquí es, desde 2012, la nacionalidad más común entre los extranjeros empadronados en el País Vasco, situándose en 18.377 personas, lo que supone un 13% de la población total de inmigrantes. La marroquí es, además, la única nacionalidad que crece este año. Las diez primeras nacionalidades —Rumanía, Bolivia, Colombia, Portugal, Argelia, China, Paraguay, Nicaragua y Brasil— concentran el 60,7% del total de extranjeros.

Mientras que los originarios del Magreb han crecido también porcentualmente, los latinoamericanos —que siguen siendo el grupo continental mayoritario— y los originarios de Europa del Este han cedido terreno.

El estudio muestra que en 2001 la nacionalidad extranjera más común era la portuguesa, seguida de la colombiana, que fue la primera de 2004 hasta 2007. Colombia ha llegado a reducir un 34,5% su población en los últimos seis años. Entre 2010 y 2011 el primer grupo de extranjeros fueron los rumanos.

Los datos del INE, de enero de 2014, con los que el organismo ha llevado a cabo su estudio muestran que la tendencia negativa se reproduce, al mismo tiempo, en todas las Comunidades Autónomas españolas. La tasa de extranjería estatal se ha reducido en 2013 una media de un 10%. Si bien es verdad que la tasa vasca es la que menos ha reducido —un 5,3%—, también se apunta en el estudio que Euskadi es la quinta comunidad con menos inmigrantes por habitante: un 6,4% de los empadronados en el País Vasco, 140.917 vecinos, no han nacido en España. En el otro extremo aparece Valencia, donde la tasa de extranjería se ha reducido un 15% pero donde los inmigrantes suponen un 14,7% de toda la población.

Bizkaia, con 68.000 extranjeros, sigue siendo la provincia que más inmigración tiene, aunque en Álava, donde durante las últimas semanas se ha abierto un debate sobre las ayudas sociales, tienen un peso porcentual mayor. Allí, un 8,3% de la población es extranjera, frente al 6,5% de Gipuzkoa (donde el descenso ha sido menor) y el 5,9% de Bizkaia.

El mapa es muy distinto, sin embargo, cuando se observan las cifras, tanto a nivel nacional como autonómico, desde el año 1998, cuando la tasa de extranjería comenzó a incrementarse de manera progresiva. A finales del siglo XX eran 15.198 los extranjeros viviendo en Euskadi (un 0,7% del total). En 2014 son 140.917, después de alcanzar su punto de inflexión en 2012 con 151.894 personas. En ese mismo periodo, la población autóctona ha decrecido en 35.498 personas. El Observatorio concluye que la inmigración ha sido el factor clave para revertir el proceso de pérdida de población.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

E. R. J.

Es periodista en la sección de redes sociales, aunque lo que más le gusta es hablar de cine, series y cómics. No sabe montar en bicicleta.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS