La avalancha satura las instalaciones policiales de Tarifa y Algeciras

Los agentes alertan de la falta de medios para atender la masiva llegada de inmigrantes

Los inmigrantes esperan pasar a disposición de las autoridades tras ser atendidos en un polideportivo de Tarifa.
Los inmigrantes esperan pasar a disposición de las autoridades tras ser atendidos en un polideportivo de Tarifa.MARCOS MORENO (AFP)

La masiva llegada de inmigrantes a las costas de Tarifa (Cádiz) entre el lunes y el martes debido a las buenas condiciones meteorológicas, el mayor control policial español en las fronteras y la relajación de la vigilancia por parte de la Gendarmería marroquí ha provocado un nuevo colapso en la Comisaría de Policía de Algeciras (Cádiz) y en las obsoletas instalaciones de los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) de Algeciras y Tarifa, donde se encuentran acogidos 70 y 130 inmigrantes respectivamente.

La mayor oleada de inmigrantes de los últimos años, ha vuelto a abrir el debate sobre el estado de los dos CIE gaditanos, ya que meses después de que se iniciasen las conversaciones entre los ayuntamientos de ambos municipios y el Ministerio del Interior para su cierre, la situación sigue siendo la misma. En el caso del CIE de la Isla de Las Palomas en Tarifa, se mantiene a más del 90% de su capacidad, ya que en las instalaciones del antiguo acuartelamiento permanecían este martes 130 personas, lo que supone 30 menos que las que conforman su capacidad total. No obstante, no se descarta que, la aglomeración de subsaharianos en las dependencias habilitadas por el Ayuntamiento para dar cobijo a los cientos de inmigrantes llegados en las últimas horas, pueda obligar a llenar al máximo el CIE tarifeño. El polideportivo municipal acogía este martes a más de 300 personas.

En Algeciras, la antigua prisión de La Piñera convertida en CIE hace años, cobijaba a 70 inmigrantes, aunque su capacidad es de 190, pero el cierre de varios módulos a causa el mal estado de las instalaciones, reduce la capacidad máxima del centro al centenar de personas.

La Policía - encargada de los trámites oficiales de los inmigrantes- permanece desbordada en la Comisaría de Algeciras. Alrededor del mediodía de ayer, los calabozos de estas dependencias acogían a 280 personas, cuando la capacidad real es de 150. Dado que, en la Comisaría, los inmigrantes sólo pueden estar un máximo de 72 horas, no se descartaba en la tarde de ayer, que muchos de los subsaharianos fuesen conducidos a otros CIE de la península o a los de Tarifa y Algeciras hasta completar la capacidad e incluso, comenzar a poner en libertad a los inmigrantes.

Esta situación provocó las primeras quejas del Sindicato Unificado de Policía (SUP). Su portavoz en Algeciras, Antonio Morillo calificó lo sucedido como “lamentable”, al considerar que “los CIE no están acondicionados para acoger a tantas personas y la Comisaría se encuentra desbordada”. "Estamos ante la peor avalancha de la historia y las distintas unidades del Cuerpo Nacional de Policía se encuentran al límite de sus posibilidades”, lamentó.

El portavoz del SUP aprovechó además para denunciar, la falta de medios con que tienen que hacer su trabajo los agentes que atienden a los inmigrantes. “Hay quien no tiene si quiera, una mascarilla para atender a los inmigrantes. Hemos puesto en conocimiento de la Dirección General de Policía esta situación, ante el temor que existe entre los agentes por el brote de Ébola existente en países de los que proceden muchas de estas personas”, añadió.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Algeciras Acoge y la Asociación Proderechos Humanos reclaman el cierre de los CIE mientras los Ayuntamientos de Algeciras y Tarifa insisten ante el Gobierno en dar una solución al problema.

El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce (PP), empezó el pasado mes de abril a tratar con técnicos y responsables del ministerio del Interior el proyecto de construir un nuevo Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) en la localidad. Lo que plantea el Ayuntamiento a Interior es la cesión a la Gerencia de Infraestructuras y Equipamiento de la Seguridad del Estado (GIESE) de una parcela municipal de 10.000 metros cuadrados en el paraje de Botafuegos, junto a la cárcel de la ciudad, que es en la que se edificaría el nuevo centro de extranjeros. En contrapartida, el Estado cedería al Ayuntamiento varias propiedades de su titularidad. Una sería el propio CIE actual, ubicado en la avenida Gesto por la Paz, en el barrio de La Piñera donde el consistorio ya planteó en su día la posibilidad de llevar a cabo la rehabilitación del edificio para convertirlo en el centro sociocultural.

Las negociaciones en este sentido, han avanzado poco, ya que tal y como apunta el propio alcalde algecireño, “fácil no va a ser, aunque los resultados deben llegar pronto". “El objetivo es conciliar la construcción de un nuevo CIE que mejore las condiciones del actual para los internos y los funcionarios policiales que trabajan en él, con el hecho de que no se perjudiquen los intereses de Algeciras", añadió Landaluce.

En relación al CIE tarifeño, el Ayuntamiento de la localidad lleva años intentando conseguir que la Isla de Las Palomas (uno de los enclaves más singulares del territorio andaluz, por su emblemática situación geográfica y por ser uno de los espacios de mayor interés ambiental y cultural del Campo de Gibraltar en su área emergida y en la zona sometida a la influencia marina) sea cedida para su uso público. La elevada biodiversidad de este espacio propició su declaración en 2003 como zona de reserva del Parque Natural de Estrecho, lo que supone la protección de la isla y de sus aguas más inmediatas debido a sus peculiares valores ecológicos. Este enclave ecológico ha permanecido prácticamente inaccesible a los ciudadanos desde que comenzara su fortificación durante el siglo XVIII y desde mediados del pasado siglo, ha funcionado como cuarteles militares dependientes del Ministerio de Defensa hasta la entrada en servicio del CIE. La Junta Rectora del Parque Natural del Estrecho de Gibraltar decidió a finales del año pasado, instar al Ministerio del Interior para que active el traslado del Centro a otras instalaciones y posibilite el uso público del espacio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS