Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell recalificará zonas forestales para permitir lanzar fuegos artificiales

Medio Ambiente creará una nueva categoría de suelo en la que no se exija radio de seguridad

La Generalitat justifica la medida en la importancia del sector pirotécnico

Estado en que quedó la zona del incendio de Cullera el pasado mes de abril. Ampliar foto
Estado en que quedó la zona del incendio de Cullera el pasado mes de abril.

Siete días después de que los pirotécnicos criticaran la normativa de prevención de incendios forestales, la Generalitat ha decidido cambiarla. Con el objetivo de “conciliar los intereses” del sector pirotécnico, Medio Ambiente recalificará áreas forestales para llamarlas de otro modo y quedar así exentas de la prohibición de lanzar fuegos artificiales. Las consejerías de Gobernación y Medio Ambiente, junto a la Delegación del Gobierno en Valencia, ya han puesto en marcha el proceso. Lo que hoy está prohibido, en breve será legal.

Medio Ambiente creará una “nueva categoría de suelo” en el PATFOR

El reglamento de la Ley Forestal Valenciana prohíbe “el lanzamiento de cohetes, globos o artefactos de cualquier clase que contengan fuego o puedan producirlo” en puntos que se encuentren a menos de 500 metros de una zona forestal. El consejero de Gobernación y Justicia, Luis Santamaría, anunció ayer que la Generalitat ha acordado recalificar algunas áreas calificadas como forestales en el Plan de Acción Territorial Forestal (Patfor) para incluirlas en “una nueva categoría de suelo” que les exima de la zona de seguridad.

Gobernación asegura que serán zonas “de extensión muy pequeña e irrelevante” en materia de prevención de incendios “principalmente por no tratarse de vegetación susceptible de arder o propagar el fuego o por su ubicación relativa en el marco de zonas urbanas y periurbanas”.

Aunque la consejería que dirige, asegura que en los últimos 10 años se han producido 56 incendios por lanzar pirotecnia en zonas forestales, Luis Santamaría asegura que en los terrenos que el Consell va a recalificar “no hay riesgo de incendios”.

Esta denominación no exigirá radio de seguridad para utilizar cohetes

La Generalitat precisa que “esta nueva categoría no implicará modificaciones en materia de urbanismo, ordenación del territorio, usos del suelo y aprovechamiento de los recursos naturales” de manera que esta recalificación solo afectará a la posibilidad de lanzar pirotecnia. Así, la recalificación seguirá impidiendo construir sobre los terrenos si está prohibido.

Con este cambio, “se excluirían las playas, determinados tramos de cauces fluviales, barrancos o acequias, cuando estén situados en el entorno o en el interior de núcleos de población”.

Cada año, el final de la temporada de incendios deja el mismo balance: la mayoría se producen por negligencias humanas. La zona de mayor conflicto es la llamada “interfaz urbano-forestal”, la franja de terreno forestal que soporta usos humanos. La modificación normativa del Consell entra en contradicción con la prevención de incendios en la interfaz urbano-forestal porque las áreas donde ahora se permitirá lanzar fuegos artificiales serán precisamente “urbanas y periurbanas”.

Playas, barrancos, cauces fluviales o acequias podrán reclasificarse

La Consejería de Medio Ambiente explica que la modificación normativa todavía está dando los primeros pasos y tardará en estar lista. Cuando esté cambiada la ley, será cada municipio el que solicite la recalificación y Medio Ambiente estudiará “caso por caso” si la otorga.

El incendio provocado el pasado mes de abril en Cullera por el lanzamiento de un castillo de fuegos artificiales cuando estaba explícitamente prohibido, pone en cuestión una medida que permitirá ahora recalificar dicha ladera para que lanzar cohetes sea legal. Otros incendios similares, como el de Náquera en 2006, han puesto a la fiscalía en marcha para atajar el problema.

La consejera de Medio Ambiente, Isabel Bonig, reconoció ayer que “la fiscalía, ha remitido una circular poniendo en alerta o exigiendo máxima responsabilidad y sobre todo la adopción de medidas de protección por el tema de los incendios en el caso de las pirotécnicas”. Las organizaciones ecologistas mostraban ayer su estupefacción.

Para los ecologistas, esta medida “es un monumento al pitorreo”

“Esta modificación es un monumento al pitorreo”, se indignó ayer Ferran Gandia, miembro de la asociación Acció Ecologista Agró. “Es incomprensible. No me lo puedo explicar. Es una falta total de sensatez y me parece absolutamente injustificado e incomprensible”, sentenció su compañero Carles Arnal.

“En lugar de reducir las negligencias, ahora se facilitarán. Una cosa es permitir un uso en un momento puntual pero modificar la normativa para extender estas prácticas es inaceptable”, criticó Arnal.

Los ecologistas cargaron contra los argumentos de la Generalitat porque “es falso que exista vegetación ignífuga” y, por lo tanto, no se puede desestimar nunca el riesgo de incendios. Al contrario de lo que argumenta el consejero de Gobernación, “por reducida que sea el área, a partir de cualquier hierba puede desencadenarse o propagarse un fuego”.

“La gestión de las cosas no puede estar regida por la tradición y si esta no es positiva pues hay que cambiarla”, propuso Ferran Gandia. “Por un lado se gastan millones en quitar vegetación que precisamente no es la más inflamable y por otro modifican el Patfor o las normativas forestales para adecuarlas a intereses concretos”, criticó Carles Arnal. Para los ecologistas, el Patfor se está convirtiendo “en un programa para sacar rendimientos del bosque”.

El colegio de Ingenieros de Montes de la Comunidad Valenciana evitó ayer pronunciarse sobre la medida.

“Los pirotécnicos no somos pirómanos”

La Agrupación de Industriales Pirotécnicos de Valencia manifestó el pasado 30 de julio su indignación por una normativa de prevención de incendios que consideran demasiado restrictiva. Los pirotécnicos pidieron a la Generalitat que redujera la distancia de seguridad de 500 a 120 metros para poder usar pirotecnia en las zonas calificadas como forestales.

“La medida llega un poco tarde porque la campaña de la pirotecnia está ya hecha al 90%. El daño ya está hecho”, criticó ayer el presidente de Piroval, Vicente Caballer. El empresario se mostró cauto tras conocer la decisión del Consell de permitir lanzar fuegos artificiales en zonas donde ahora está prohibido. “A ver si llega a buen fin porque lo que dice el consejero es un proyecto que piensa hacer pero todavía no está bendecido”.

La Generalitat ha justificado la medida en la importancia del sector en la Comunidad Valenciana. Piroval estima que las empresas dan trabajo a cerca de 4.000 personas y extienden su influencia a la industria del plástico, el papel, el hilo o la industria química: sus proveedores. “Llevamos diciendo esto muchos años y sufrimos un trato discriminatorio que no es lo que se merece este sector”, sentenció Caballer.

Incendios negligentes

La decisión del alcalde de Cullera de lanzar un castillo de fuegos artificiales en un día de alerta máxima y con la expresa prohibición de hacerlo, provocó un incendio que ha dañado la imagen del sector pirotécnico. La puesta en marcha de mecanismos judiciales para atajar estas negligencias, aun más.

“Ahora hay más Ayuntamientos y alcaldes que dicen que no se la juegan. El alcalde nos manda a los técnicos y los técnicos ponen todavía más pegas. Estamos en el ojo del huracán, parece que los pirotécnicos seamos pirómanos”, se queja Caballer.

El presidente de los pirotécnicos reivindicó ayer la relevancia histórica de su trabajo en una comunidad autónoma en la que el fuego es una seña de identidad. “Este sector siempre ha sido una parte importantísima de la fiesta de los pueblos y últimamente nos han dejado un poco olvidados”. Caballer asegura que desde el inicio de la crisis, el volumen de negocio de los pirotécnicos ha bajado un 50%. “Cuando ha habido crisis, las fiestas han ayudado a olvidarla, al menos durante los 20 minutos que dura un castillo de fuegos artificiales”.