Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EUSEBIO FRAGUAS / Jefe Superior de Policía de Galicia

“La delincuencia organizada ahora son las bandas itinerantes de ladrones”

"Creo francamente que el narcotráfico en Galicia está bastante decaído"

Eusebio Fraguas, en su despacho de la Jefatura de Policía
Eusebio Fraguas, en su despacho de la Jefatura de Policía

Viene para quedarse poco más de un año en una tierra, Galicia, que sólo conocía de visita turística. Con 44 años de carrera en el Cuerpo Nacional de Policía, los últimos ocho al frente de la comisaría provincial de Madrid, Eusebio Fraguas Sánchez (Santa Olalla, Toledo, 1950) advierte de que va “estar en la pomada al 200%” hasta el momento de su retiro “forzoso”. Deseoso de “estar enterado de las cosas que ocurran prácticamente en tiempo real”, dictó instrucciones para que se le den a cualquier hora del día o la noche “avances telefónicos inmediatos” de incidentes relevantes en las ciudades. Acabar con Resistencia Galega, el único grupo terrorista activo, afirma, y el repunte de robos en domicilio son sus objetivos. Aunque el verdadero reto, admite, es mantener la criminalidad en niveles tan bajos como los actuales.

 Pregunta. El índice de criminalidad es bajo en Galicia. Ha vuelto a descender este último semestre.

Respuesta. Sí, efectivamente es bastante bueno. Después de Extremadura y Asturias, es la tercera comunidad autónoma con menos criminalidad. Es un reto mantener ese índice.

P. ¿Teme que la crisis económica tan prolongada puede llevar a un repunte?

R. Al inicio de la crisis, efectivamente, temimos un aumento de algunos hechos delictivos. Pero luego resultó que no fue tan grande. En Madrid, detectamos la aparición de hurtos famélicos, que son hurtos por necesidad. Pero en Galicia ni siquiera se ha detectado, con lo cual o no hay o se producen de una manera tan pequeñita que no se aprecia. Vamos saliendo de la crisis sin que se incrementen los índices de delincuencia, todo lo contrario, han ido reduciéndose.

P. Al tomar posesión se puso como principal objetivo que “Galicia deje de ser la única comunidad autónoma con un grupo terrorista en activo”, Resistencia Galega. ¿Resulta realmente peligroso? La gente no lo percibe como una gran amenaza.

“Restencia Galega es un grupo terrorista, lo sabemos profesionalmente”

R. No sé qué sensación pueden tener los ciudadanos, pero nosotros profesionalmente sabemos que es un grupo terrorista, y la prueba está que así ha sido condenado por la justicia. Es un reto porque después de estar saliendo de una situación terrorista muy grave que ha sufrido España durante muchos años, creo que no debemos caer otra vez en otras comunidades en situaciones como esa. Hay que volcar los esfuerzos en las organizaciones terroristas internas y también en peligros exteriores que pueda haber. Aunque que la gente no lo perciba, de lo cual me alegro mucho, que duda cabe, nosotros tenemos que seguir haciendo esfuerzos para desarticular de manera definitiva esos grupos.

P. ¿Resistencia Galega sigue muy activo?

R. Lo que ha habido es algunas acciones en cajeros y otros hechos violentos. No las debemos permitir, hay que desarticularlo. Ojo con este tema. Deben pasar por un ejercicio democrático, ir a unas elecciones, si realmente quieren saber cuál es su nivel popular de aceptación. Las sentencias judiciales han sido suficientemente fuertes e importantes. Hay que combinar los dos caminos, una acción policial y una acción judicial que remate el tema.

P. Otro de sus objetivos es la delincuencia organizada e itinerante. ¿Es importante en Galicia?

R. No hemos detectado una delincuencia organizada estable, pero lo que sí nos preocupa es lo que llamamos una delincuencia itinerante. Ahora mismo en Galicia podemos tener una delincuencia que se traslada de una comunidad autónoma a otra. Llevamos últimamente un repunte de robos en domicilios, y posiblemente obedece a ese tema. Creo que no es delincuencia autóctona. Pienso que son itinerantes y estamos en contacto con compañeros de otras comunidades para ver si han detectado qué gente se ha podido trasladar a Galicia, y sobre todo en A Coruña que es ahora mismo donde estamos teniendo mayor problema. Es lo que veo como delincuencia organizada real. Otras situaciones que hemos tenido hace años como el tráfico de estupefacientes, creo francamente que ha decaído bastante. La acción policial y judicial ha llevado a desactivar esos movimientos. Pero ahí seguimos trabajando y siendo vigilantes.

P. ¿La delincuencia itinerante sería ahora el flanco más preocupante en Galicia?

“Hay que distinguir los movimientos sociales de los radicales y vándalos”

R. El flanco más problemático ahora mismo es el robo en domicilio, y además centrado aquí en la ciudad de A Coruña, ni siquiera en la provincia. Pero es puntual, hace un mes o dentro de un mes probablemente no estaríamos hablando de ese fenómeno delictivo. Me tiene preocupado desde hace unos días a esta parte, pero no antes. Y hay que volcar ahora todos los esfuerzos en desactivarlo.

P. ¿A qué se refiere cuando habla de combatir los movimientos sociales violentos?

R. Me refería a que hay que distinguir a los movimientos sociales de los grupos radicales que ejercen la violencia y el vandalismo para crear disturbios públicos. Desde que la Constitución española está en funcionamiento, aceptamos los grupos sociales que hacen sus manifestaciones o concentraciones sin ningún tipo de alteración. Pero aprovechándose de las concentraciones de grupos sociales, se infiltran personas para producir daño o vandalismo, y luego no queda más remedio que usar la acción policial para acabar con esas acciones violentas.

P. Galicia, sin contar Madrid, es la comunidad autónoma donde se abrieron más expedientes y sanciones contra participantes en protestas contra los desahucios o la estafa de las preferentes que atrapó los ahorros de tanta gente. ¿Justifica acciones policiales contra esos movimientos sociales?

R. No me refería a eso, sino a manifestaciones que terminan en alteraciones graves del orden público. No son producidas por los organizadores, sino por gente que se aprovecha de las circunstancias y se infiltran en esas concentraciones que acaban en acciones violentas. Ocurrió en Madrid, cuando se producían mareas de todo tipo.

P. ¿Como integrante del dispositivo de lucha contraincendios forestales, considera suficiente el despliegue para combartirlos?

R. Nosotros ponemos los medios que tenemos a través de la unidad adscrita a la comunidad autónoma. Es muy difícil coger in fraganti a un incendiario. Tenemos métodos de prevención que no puedo desvelar pero que están funcionando bien y que hacen que cada vez los incendios vayan a la baja. Luego, cuando se produce el incendio, la investigación está dando resultados positivos. Lo de disponer de más efectivos y medios también está resultando.

P. ¿Hay problemas de coordinación entre las fuerzas y cuerpos de seguridad?

R. No, ningún problema de competencia, no se han puesto de manifiesto. Los resultados están resultando cada año mejor, en la prevención y en la investigación. Poniendo los medios se ataja el incendio antes de que alcance un volumen grande.

P. ¿La policía nacional en Galicia arrastra, por los recortes, falta de medios y personal?

R. No estamos al 100% en dotación de personal. En Galicia estamos entre un 10% o un 12% por debajo de la plantilla prevista. En A Coruña puede haber un déficit de funcionarios, pero es temporal. Estoy convencido de que cuando haya posibilidades, las promociones de policías serán mayores. El Gobierno está haciendo un esfuerzo par que siga habiendo promociones tanto de policías como de guardia civiles. Y en medios materiales, habiendo conocido épocas de crisis e incluso de bonanza económica en la que las fuerzas de seguridad eran muy pobres, sé y me consta que aquí andamos muy bien. Los compañeros en Galicia cuidan muy bien de los medios que tienen, el indice de siniestrabilidad es muy pequeño, mientras que en Madrid es muy grande. En Vigo, por ejemplo, faltan quizás coches camuflados, pero salimos adelante con lo que tenemos.